santa cruz

Sin el deslinde de Costas, no habrá derribo de una parte del mamotreto

La Dirección General de Costas tiene en su poder, desde el pasado 3 de julio, el escrito en el que el Ayuntamiento de Santa Cruz solicita al ente estatal que, “a la mayor brevedad posible”, aclare dónde se halla “a día de hoy” el vértice M-336 del deslinde que define la zona de servidumbre del dominio público marítimo-terrestre de la playa de Las Teresitas. Y es que, según argumentó ayer el alcalde de Santa Cruz, José Manuel Bermúdez, hasta que Costas no responda a este escrito, al que ha tenido acceso DIARIO DE AVISOS, no se sabrá con exactitud cuántos metros cuadrados del edificio de aparcamientos a medio terminar que se alza en la cabecera de Las Teresitas, el conocido como mamotreto, invade servidumbre pública y debe ser derribado tal y como establecía, hace casi un año, la sentencia de la Audiencia Provincial. El alcalde explicaba así los pasos dados hasta el momento para ejecutar dicho fallo judicial, sobre el que ayer se conocía una nueva comunicación del juzgado instando al Consistorio a la demolición inmediata de la parte que invade la servidumbre pública, así como que acredite si hay normas que justifiquen dejar en pie el resto.

La falta de respuesta del ente estatal a este escrito, cuyo envío se justifica por el proceso de modificación del deslinde iniciado por Costas en febrero de este año, llevó al alcalde a afirmar ayer que “si Costas no me responde, pediré auxilio al juez para que me ayude a obtener una respuesta”. Bermúdez fue más allá y afirmó que “incluso me planteo ir a la Fiscalía si no detalla la línea de deslinde a aplicar”. “Es deber de todas las administraciones colaborar para ejecutar una sentencia”, añadió Bermúdez. El alcalde defendió que “el Ayuntamiento va a cumplir en todos sus términos la sentencia que el juzgado falló en noviembre del año pasado”, dejando claro en todo momento que ha dado todos los pasos necesarios para ejecutar la parte de la sentencia que considera ejecutable. “Ahora nos toca mover ficha a nosotros”, añadió, para continuar afirmando que “vamos a demoler la parte en zona de servidumbre, pero queremos que esté muy clarito lo que hay que demoler y para eso necesitamos el informe de Costas”.

Aseguró el regidor municipal que se está trabajando en el proyecto de demolición, así como que son los servicios jurídicos los que tienen que decir si el Plan Especial de Las Teresitas posibilita legalizar lo que está hecho porque “si la sentencia hubiera establecido demoler todo, no habría incluido esa excepcionalidad”. Bermúdez añadió a su argumentación que “si existiera las más mínima posibilidad legal para mantener una parte del edificio y lo tiramos, a lo mejor eso nos llevaría a incurrir en algún otro tipo de responsabilidades para el Ayuntamiento actual”.

GERENCIA
Si la demolición depende de Costas, la legalización recae sobre los servicios jurídicos de la Gerencia Municipal de Urbanismo, los cuales, aseguró el alcalde, han seguido trabajando en la búsqueda de un argumento que permita legalizar la parte del mamotreto que queda fuera de servidumbre, es decir, la mayor parte del edificio. “Los servicios jurídicos están enfocando el asunto desde la perspectiva que la propia sentencia reconoce”, afirmó Bermúdez.

Ya en el mandato pasado, los mismos servicios jurídicos señalaron en un informe que no hay planeamiento en vigor que permita la legalización de una parte, aunque el alcalde asegura que lo que se recogió en el informe fue el detalle de las posibles herramientas para legalizar.

El Plan General indica un aparcamiento
Bermúdez detalló la línea en la que, se supone, deben estar trabajando los servicios jurídicos de Urbanismo para dar una respuesta a la posible legalización de la parte del mamotreto que quede en pie. “Hay que tener claro una cosa, y es que en el Plan General hay una ficha indicativa que establece que en la cabecera de Las Teresitas va un aparcamiento, una ficha que el Plan Especial, todavía por redactar, desarrolla”, explicó Bermúdez, quien añadió que, “eso es lo que Urbanismo tiene que decirnos”.
“Lo que no parece lógico -continuó el alcalde- es que, si el Plan General indica eso y si el Plan Especial concluyera que esos aparcamiento deben estar ahí, nosotros derribáramos lo que en la propia sentencia se nos dice que busquemos un instrumento para mantenerlos”.
Siguiendo la argumentación del alcalde, se derribara o no el edificio, en el futuro ese espacio solo podría albergar un edificio de aparcamientos. “Podría cambiarse si hay argumentos, pero en principio hay que obedecer la indicación y ahí dice que en la cabecera de playa va un aparcamiento”
.