candelaria

Solicitan a Costas la concesión de las piscinas del hotel Tenerife Tour

El hotel Tenerife Tour           y sus piscinas se encuentra en un estado de total abandono desde hace más de cuatro años. | NORCHI El hotel Tenerife Tour           y sus piscinas se encuentra en un estado de total abandono desde hace más de cuatro años. | NORCHI
<
>
El hotel Tenerife Tour y sus piscinas se encuentra en un estado de total abandono desde hace más de cuatro años. | NORCHI

El Ayuntamiento de Candelaria, después de desecharlo en el anterior mandato, ha reconsiderado la posibilidad de solicitar la concesión de las piscinas del hotel Tenerife Tour, cerrado desde hace más de cuatro años.

La alcaldesa, María Concepción Brito, reconoce que el Ayuntamiento de Candelaria ha solicitada al Servicio Provincial de Costas información de diferentes puntos del litoral del término municipal; entre ellos, se ha interesado por las piscinas del que fuera hotel Tenerife Tour, “ya que consideramos que la explotación de las mismas pudiera resultar una interesante oferta de ocio para nuestros vecinos y para el turismo de nuestro municipio”, señala la regidora municipal.

“Unas vez obtenida la información se estudiará la viabilidad de que el Ayuntamiento pueda asumir la concesión y mejorar ese entorno y la gestión del mismo”, puntualiza Mari Brito.

Antes de este proceso, la Demarcación de Costas ya le ofreció al Ayuntamiento de Candelaria la posibilidad de obtener la concesión tanto de las piscinas del Tenerife Tour como la que explotó en su día el hotel Punta del Rey. Sin embargo, Domingo Ramos, concejal de Urbanismo entonces, comunicó a Costas que no aceptaba la concesión de las piletas del Tenerife Tour por el elevado coste de la rehabilitación del foso acuático y su mantenimiento, unos “60.000 euros al año”, calculó el concejal, aparte de hacer frente a la compra de parte de la cafetería y baños, así como el foso de la maquinaria, que no están en dominio público y pertenecen al dueño del hotel.

En ningún caso, desde el Ayuntamiento se baraja la posibilidad de comprar todo el inmueble a la familia Simón Varela, mientras la oposición vería con buenos ojos esa compra para crear un hotel escuela o un geriátrico.

El considerado primer establecimiento hotelero del Sur cerró sus puertas en julio de 2011, después de abrir sus puertas en 1966, cuando Las Caletillas comenzaba su andadura turística, de la que hoy apenas queda la huella del hotel Punta del Rey y la señal de abandono de un litoral sujeto a que Costas termine el paseo peatonal que comenzó cuando derribó Cho Vito. La aparición de grietas en la estructura de los 96 bungalós que componían el hotel familiar y la crisis del sector provocaron el cierre, dejando la imagen del declive de Las Caletillas que ahora se pretende subsanar.