tumbaAbierta

Solo puede quedar uno

Manuel E. Díaz Noda

Ideada como una especie de mezcla entre Los Inmortales y Constantine, El último cazador de brujas es el nuevo vehículo de lucimiento para Vin Diesel, quien busca con ella también generar una nueva franquicia a la que acogerse cuando definitivamente la saga de Fast & Furious llegue a su fin.

Diesel interpreta a Kaulder, un guerrero medieval condenado a la inmortalidad por la Reina de las Brujas. Al igual que el Connor MacCleod de Los Inmortales, nuestro héroe ha estado vagando durante siglos por el mundo, coleccionando antigüedades y, como John Constantine, combatiendo brujas y otros seres de mágicos. Todo ello combinado con el postureo habitual del actor, al que le gusta interpretar este tipo de personajes solitarios y cínicos. La cinta cuenta además con la siempre reconfortante presencia de Michael Caine, quien acostumbra a aportar clase y presencia hasta al personaje más endeble, Rose Leslie, quien intenta aportar a su personaje el porte aguerrido de la Ygritte de Juego de Tronos, y Elijah Wood, también sufriendo por intentar rescatar algo de valor de su papel.

El principal problema de la película radica en un guion simplista e infame, que en su pretensión de ser épico sólo logra ser ridículo, con un conjunto de frases que causan más la risa que el entusiasmo en el espectador. Bajo la batuta de Breck Eisner, la cinta se convierte en un catálogo de efectos digitales, la mayor parte de ellos gratuitos y carentes de peso dramático. En el otro lado de la balanza, sí hay que agradecerle al realizador, ejemplo de artesano impersonal pero efectivo, una puesta en escena dinámica y llamativa con la que intenta disfrazar las incongruencias e insuficiencias del guion. Eso y la apabullante (aunque aparatosa) partitura de Steve Jablonsky son de los pocos elementos que conducen al espectador hasta el final de la película.

Vistos los resultados, Vin Diesel va a tener que esforzarse más si quiere que su carrera perdure más allá de Fast & Furious. Sinceramente, dudamos que tras este pobre arranque volvamos a tener más noticias de Kaulder, cazador de brujas.