LA OROTAVA

La Unesco avala que La Orotava sea candidata a Patrimonio Mundial

El alcalde villero Francisco Linares, posa en un balcón del Consistorio, con la parroquia a su espalda. / DA
El alcalde villero Francisco Linares, posa en un balcón del Consistorio, con la parroquia a su espalda. / DA

Es un sueño, pero valdrá la pena soñar porque solo con el intento La Orotava va a ganar una enorme proyección exterior. Esto es lo que piensa el alcalde orotavense, Francisco Linares, ante el gran reto que se ha propuesto, como es intentar que la Villa sea declarada Ciudad Patrimonio Mundial por la la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco). Los primeros pasos ya se han dado y han sido firmes. El pleno de la Corporación Municipal aprobó por unanimidad iniciar el expediente de solicitud, el Ayuntamiento ha creado una Comisión de Expertos para asesorar en el proceso y se ha puesto en marcha un Foro Municipal de Patrimonio Cultural con el fin de hacer de la participación ciudadana uno de los ejes vertebradores de esta iniciativa. Pero el primer gran espaldarazo, tal y como desveló el alcalde Francisco Linares, ha sido el visto bueno que ha dado al Ayuntamiento la delegación de la Unesco en Canarias para el inicio del proceso y la tramitación. Por tanto, La Orotava ya puede considerarse un aspirante oficial a Patrimonio Mundial.

Linares no oculta su euforia por la buena acogida general que ha tenido la iniciativa, pero aun así reconoce que por delante queda un largo y difícil camino de al menos tres años de mucho trabajo y gestiones. “Ahora enviaremos el expediente al Gobierno de Canarias -detalló el alcalde- que tras darle su visto bueno lo trasladará al Gobierno central, al Ministerio de Cultura. Ese trámite lo retrasaremos para después de las Elecciones del 20 de noviembre, en enero, para que no quede bloqueado y retrasado aún más con el cambio de Gobierno. Luego se remitirá a la Unesco y en un plazo de tres años nos tocará pasar una primera preselección”.

Participación ciudadana
El alcalde destacó que tanto la participación de los expertos como de los colectivos y asociaciones ciudadanas, será fundamental para conseguir elaborar una propuesta sólida y bien fundamentada que haga hincapié en singularidades de La Orotava que la hagan merecedora del reconocimiento de la Unesco. Linares explicó que existen varias alternativas en estudio por donde centrar la solicitud, como el hecho de que el 80% del municipio, el correspondiente al Parque Nacional del Teide, ya es Patrimonio de la Humanidad y el municipio es uno de los pocos lugares del mundo que se extienden desde el nivel del mar hasta los 3.700 metros de altitud. El magnífico y bien conservado casco histórico orotavense; el arte efímero de las alfombras del Corpus Christi, tanto de flores naturales como de arenas volcánicas; y la ruta de los molinos de agua que aún pervive en parte -se conservan 10 molinos y tres están en funcionamiento- y que dio origen a la Villa hace cinco siglos, son otros aspectos relevantes en los que también se podrían sustentar los argumentos de la solicitud a la Unesco. En eso ya trabaja la Comisión de Expertos formada 15 miembros, entre historiadores, profesores, arquitectos, geógrafos y juristas.

De cumplirse los plazos previstos y los mejores augurios, la Villa de La Orotava podría ser Patrimonio Mundial en 2018.

Beneficio cultural y económico

El alcalde orotavense lo tiene muy claro. La declaración de La Orotava como Patrimonio Mundial “sería un reconocimiento internacional que potenciará su interés como recurso turístico cultural de primer orden, lo que podría generar beneficios económicos que no sólo incidiría en el desarrollo socioeconómico del municipio, sino que repercutirá de seguro en su propia conservación, restauración y revitalización”. Según historiadores y expertos, el casco villero posee una serie de características especiales, artísticas y urbanas que le convierten en excepcional en Canarias. Se divide en dos zonas diferenciadas, Villa Arriba y Villa Abajo, con un entramado urbano de gran riqueza tipológica en el que destaca un importante número de casonas señoriales e inmuebles de valor arquitectónico. Fue declarado en 1976 Conjunto Histórico-Artístico y está incluido en el Inventario de Protección del Patrimonio Cultural Europeo como Conjunto Monumental. Si lograra esta nueva distinción por parte de la Unesco, La Orotava tendría doblete, pues el Parque Nacional del Teide (donde casi el 80% del territorio pertenece al municipio) ya fue declarado Patrimonio Natural de la Humanidad en junio de 2007. Innumerables monumentos visten de historia las calles de la Villa y muchos espacios son Bien de Interés Cultural, como la Iglesia de La Concepción; Casa Ponte Fonte (Lercaro); acueducto de los molinos; cementerio municipal; Hijuela del Jardín Botánico; camino del Ciprés y pozos de nieve de Izaña, entre otros. A partir de principios del siglo XVI y tras finalizar la conquista de la Isla en 1496, comienza a gestarse la imagen urbana de La Orotava que alcanzará su definición en el siglo XVII. Una imagen urbana marcada por las características topográficas de la zona, como es el acentuado desnivel del terreno y la presencia de dos barrancos, el de Araujo al naciente y el de El Monturrio al poniente, así como por un verdadero eje vertebrador como era la acequia que conducía el agua desde las zonas altas hasta las tierras bajas de cultivo y por 12 molinos hidráulicos, de los que hoy en día subsisten 10.