Urbanismo opta por rehacer la ordenanza de inspección de edificios

Los inmuebles de más de 50 años son los que están obligados a pasar la Inspección Técnica de Edificios (ITE). / ANDRÉS GUTIÉRREZ
Los inmuebles de más de 50 años son los que están obligados a pasar la Inspección Técnica de Edificios (ITE). / ANDRÉS GUTIÉRREZ

Santa Cruz tendrá una nueva ordenanza de Inspección Técnica de Edificios (ITE) en 2016. Después de la polémica que en torno a esta norma de carácter estatal y de obligado cumplimiento se montó el año pasado y que llevó hasta la actual situación, en suspenso a la espera de responder las alegaciones presentadas a las modificaciones introducidas, la Gerencia Municipal de Urbanismo se decanta por hacer una nueva. Así lo detalló el responsable de la Gerencia, el popular Carlos Garcinuño, para quien es más fácil hacerla de nuevo que modificar la ya existente. “Es más fácil hacer una nueva, más sencilla y útil, que revisar la que hay”, afirmaba Garcinuño a DIARIO DE AVISOS.

El edil de Urbanismo se muestra por tanto partidario de una ordenanza completamente nueva, entre otras cosas, reconoce, porque “hemos detectado errores jurídicos en la actual”. “En todo caso -continuó- esto será algo que se haga el año que viene”.

El edil añadió que “de todas formas, independientemente del estado de la ordenanza, que no esté en vigor no significa que el deber de conservación no exista”. Recuerda Garcinuño que aquellos que quieran pasarla voluntariamente lo pueden hacer dirigiéndose a la Gerencia de Urbanismo para realizar los trámites oportunos.

El pasado mes de abril, el Pleno municipal aprobó las modificaciones introducidas en la norma, para a continuación salir a exposición pública durante un mes. Desde entonces la GMU está respondiendo a las alegaciones presentadas, “algunas muy extensas”, como reconoce Garcinuño.

El concejal de Urbanismo ya apuntaba nada más iniciar el mandato que su intención era modificar esta ordenanza ya que entendía que la manera en la que se llevó la tramitación y modificación no fue la más adecuada por lo que apostaba por revisarla. Entonces, en junio, aún no pensaba en hacer una nueva ITE, “no vamos a suspenderla a no ser que vengan alegaciones de importancia y aporten algo. Ya he hablado con el servicio de Disciplina Urbanística para aportar unas ideas y hacerla más efectiva”, señalaba en una entrevista con este periódico.

Garcinuño ponía como ejemplo de los posibles cambios a introducir que, “por ejemplo, ahora mismo la ITE es favorable o desfavorable y a lo mejor no puede limitarse a tener esas dos opciones y sí establecer qué son cuestiones graves de seguridad y qué otras pueden ser leves, de forma que el tratamiento no debe ser igual y delimitar los edificios que deben pasarla”.

Aunque en vigor desde 2013, la polémica en torno a la ITE estalló a finales de 2014 cuando Urbanismo remitió cartas a más de 6.000 propietarios dándoles un ultimátum de dos meses para pasar la ITE y advirtiéndoles de que, de no pasarla, tendrían que enfrentar cuantiosas multas. El envío de estas misivas supuso para muchos vecinos, primero, conocer la existencia de esta norma, y segundo, la consiguiente indignación por lo que consideraron un tono amenazante de la misiva.

Suspensión
El revuelo fue tal que el entonces concejal de Urbanismo, José Ángel Martín, se vio obligado a pedir perdón por las cartas enviadas y a abrir un proceso participativo con los vecinos para dar a conocer la ordenanza a la vez que recoger sus sugerencias. Las principales quejas se centraron en la falta de información y en los problemas económicos que se derivan para muchas familias de la aplicación de la ITE.

Tras este proceso, Urbanismo suspendió la aplicación de la norma hasta que se introdujeran las modificaciones y estas entraran en vigor. Entonces defendía el edil hoy en la oposición que la eficiencia de la ITE se demostraba a través de los 6.000 edificios que tenían que pasarla entre 2013 y 2014, el 40% (unos 2.000) lo había hecho. La norma sigue suspendida hasta que haya una nueva ITE.

Inmuebles de más de 50 años

Según los datos del Catastro, en Santa Cruz de Tenerife existen 6.571 edificios construidos antes de 1950, otros 6.793 se alzaron entre 1950 y 1959 y más de 17.000 datan de la década de los 60. Todos estos inmuebles tienen la obligación de pasar la Inspección Técnica de Edificios, una revisión que desde Urbanismo se planificó incorporando cada año edificios al padrón de inmuebles que han de pasar la ITE. Así, este año debían someterse a inspección los edificios cuyas fechas de construcción se situaran entre 1959 y 1961 o en 1965, lo que supone 2.292. Hasta que fue suspendida, más de 5.000 edificios, de padrones anteriores, no la habían pasado, entre otras cosas, como reconoció Urbanismo, por desconocimiento.