tribuna

Vender con la noticia – Por Carmen Tomás

Hay un dicho en bolsa que no falla. Se refiere a la actitud de los inversores ante acontecimientos como los actuales, en los que ya sin ninguna duda estamos ante una guerra, no convencional, pero conflicto bélico al fin y al cabo. El comportamiento en estos casos pasa por “comprar con el rumor y vender con la noticia”. La semana pasada muchos se preguntaban cómo era posible que empresas que cotizan en bolsa como los fabricantes de armas estuvieran subiendo. Los inversores se estaban preparando por si finalmente el escenario geopolítico se torcía, se formaba una coalición internacional y los bombardeos sobre posiciones del Dáesh en Siria e Irak comenzaban a materializarse. Ayer, aviones franceses y rusos atacaron esas posiciones e incluso un bombardero ruso era derribado en el espacio aéreo turco. Los inversores parecen haber entendido ya claramente que el ataque es serio y han comenzado a vender sus acciones. La inseguridad es el peor enemigo del dinero y la decisión que creen más segura en estos momentos es hacer liquidez a la espera de acontecimientos.

Cierto que es poco probable que este escenario bélico no reste mucha fuerza al crecimiento económico, pero esto no puede asegurarlo nadie al cien por ciento. De momento y por lógica, el turismo se va a ver afectado y quizá también el consumo se retraiga. Decisiones de compra que se iban a adoptar hace apenas unos días quizá se retrasen e inversiones que se iban a realizar se ralenticen. El ministro de Economía, Luis de Guindos, asegura que el impacto sobre la economía no va a ser importante. Habrá que esperar para comprobarlo. En España, hemos pasado por la mayor crisis en muchos años y aún no es suficientemente fuerte. Veremos el comportamiento de los consumidores en estos días cruciales para el consumo y veremos si en la bolsa el rally de Navidad no pasará a mejor vida.