SANTA CRUZ

El 68% de las plazas y los parques de Santa Cruz son inaccesibles

Lugares tan transitados como el entorno de La Noria son algunos de los puntos conflictivos señalados por el plan municipal. / DA
Lugares tan transitados como el entorno de La Noria son algunos de los puntos conflictivos señalados por el plan municipal. / DA

“Ponemos la ciudad al desnudo”. Así de gráfico fue el concejal de Accesibilidad de Santa Cruz de Tenerife, Carlos Correa, para referirse al Plan Municipal de Accesibilidad elaborado por la Sociedad Insular para la Promoción de las Personas con Discapacidad (Sinpromi) y que ha determinado que más de la mitad del entorno urbano es inaccesible, como también lo son el 68% de las plazas y parques de la ciudad, el 57% de los edificios públicos o el 76% de las instalaciones deportivas. El mismo Plan que revela que el 97% de las plazas de aparcamiento reservadas no son accesibles, entre otras cosas porque están colocadas en lugares en pendiente, sin rebajes de acera o que no dan acceso directo a un itinerario peatonal.

Estas son algunas de las conclusiones que se extraen del documento presentado ayer oficialmente después de que fuera aprobado en el último Pleno.

El alcalde, José Manuel Bermúdez, defendió que Sinpromi ha elaborado el documento con “criterios exigentes” y dudó de que, si el resto de ciudades de España fueran evaluadas bajo las mismas condiciones, “alguna fuera accesible”. Bermúdez coincidió con Correa en que Santa Cruz se ha desnudado para mostrar sus debilidades, “nosotros hemos mostrado cómo y dónde somos inaccesibles y por eso se nos puede evaluar. Espero que el resto de municipios lo diga como lo está diciendo Santa Cruz”.

Correa ahondó en lo señalado por el alcalde para destacar que “el Ayuntamiento ha puesto un antes y después con este documento y no sólo porque nos dice dónde tenemos que actuar sino porque vamos a trabajar para que esté en el ADN de los técnicos de la casa la accesibilidad universal”. Dulce Torres, responsable de Accesibilidad en Sinpromi, fue la encargada de ofrecer el detalle de un Plan que identifica casi 5.000 puntos conflictivos en el entorno urbano (3.433 elementos de urbanización y 1.503 elementos de mobiliario) y que ha analizado 544,3 kilómetros, 7.088 vados, 338 paradas de guaguas y 568 plazas de aparcamiento.

Niveles de acceso

-Itinerarios peatonales. El 45% de de la ciudad es accesible para los peatones, el 26% son practicables y el 29% son inaccesibles.

-Puntos de cruce. El 46% de los pasos de peatones presentan rebajes de acera, el 12% tienen alzas por debajo de los 4 centímetros, lo que los hace practicables y el 42% supera ese tamaño.

-Ancho de acera. El 78% de las aceras tiene un ancho que se ajusta a la normativa y el 19% es practicable.

-Pendientes. A pesar de la orografía natural de la ciudad, el 71% de las pendientes analizadas se ha considerado como accesible.

-Paradas de guaguas. El 71% es inaccesible según el Plan, frente a un 19% que sí lo son.

-Edificios e instalaciones. El 68% es inaccesible, el 28% practicable y solo el 4% es considerado accesible.

El trabajo de Sinpromi ha sido exhaustivo y sus criterios de exigencia altos, “aunque a la mayoría de los parques y plazas de la ciudad se pueda entrar, si no tienen zonas de juegos o mobiliario adaptado, consideramos al conjunto inaccesible porque hablamos de accesibilidad universal, es decir, para todos y en todo momento”, explicó Torres.

Tanto Bermúdez como Correa reconocieron que los datos son negativos aunque la técnico de Sinpromi quiso destacar que también hay cosas que deben valorarse como por ejemplo el ancho de las aceras, “el 78% son accesibles, el 19% practibles y solo el 3% inaccesibles por lo que con pequeñas intervenciones se puede llegar al 100% de accesibilidad”. Ocurre lo mismo con los itinerarios peatonales, que reflejan que el 45% son accesibles y el 26% practibles de forma que “si se interviene para dar continuidad a los pasos se conseguirán niveles altos de accesibilidad”.

Recordó Torres que una papelera o un árbol en mitad de una acera, por ancha que sea, convierte algo accesible en inaccesible para una persona con discapacidad o con movilidad reducida. “No sólo hemos hecho un diagnóstico sino también ofrecido soluciones para esos casi 5.000 puntos conflictivos”, concluyó Torres. Entre esos puntos algunos tan conocidos como la rampa de acceso al TEA, cuya disminución progresiva en altura, al no estar señalizada, puede ocasionar daños por ejemplo a una persona invidente. También hay riesgo, por la falta de continuidad en el paso de peatones de la avenida Tres de Mayo, a la altura de la gasolinera, al no estar bien señalizado y además sin el rebaje de aceras.

El alcalde quiso finalizar la presentación señalando que la accesibilidad no es solo una cuestión de obras sino también “mental”. “Debemos estar implicados porque de nada sirve hacer rebajes de acera si después un conductor va y aparca sobre él”.

Objetivo: una ciudad sin barreras en el 70%

El concejal de Accesibilidad, Carlos Correa, reconoció que alcanzar el 100% accesibilidad es una meta casi inalcanzable, entre otras cosas porque hay aspectos que no se pueden modificar como por ejemplo las pendientes de la ciudad. Sin embargo, señaló que en estos cuatro años de mandato se puede aspirar a tener una ciudad accesible en más del 70% del entorno urbano. “Con pequeñas acciones en la parte considerada practicable de la ciudad, el 26%, lograríamos que, sumado este porcentaje al 40% que ya es accesible superar ese 70%”. El gran problema para conseguirlo es la financiación puesto que el Plan valora en cerca de 20 millones de euros las aplicaciones a realizar de forma que en el entorno urbano habría que invertir cerca de 15,5 millones de euros, otros cuatro en adaptar edificios y 500.000 euros más en desarrollar la infoaccesibilidad, la formación y la sensibilización.

“Con el Plan aprobado podemos acudir a Europa a solicitar financiación a través de los fondos Feder y eso es lo primero que vamos a hacer”, señaló Correa. Este año, el Ayuntamiento ya destina una partida de 600.000 euros para obras e infraestructuras destinadas a mejorar la accesibilidad y 400.000 más para adaptar los edificios e instalaciones públicas.

El alcalde capitalino, por su parte, detalló que hay cuestiones que se pueden solucionar casi de inmediato como es la de la infoaccesibilidad, es decir, hacer la página web del Ayuntamiento capitalino accesible, así como proporcionar información accesible en todas las oficinas municipales a imagen y semejanza de lo que ya ocurre en la de La Granja, premio Sinpromi a la Accesibilidad.