SUR

“Las dimisiones llegarán cuando se dictamine la apertura del juicio”

Jaime González Cejas, Nicolás Jorge y Ana Esther Flores. / DA
Jaime González Cejas, Nicolás Jorge y Ana Esther Flores. / DA

Un auto emitido por la sección quinta de la Audiencia Provincial confirmando la imputación del alcalde de Granadilla, Jaime González Cejas, y los concejales Nicolás Jorge y Ana Esther Flores, por presuntas irregularidades en la concesión de licencias urbanísticas, provocó ayer que los tres ediles anunciaran públicamente su próxima dimisión.

González Cejas declaró a este periódico que las dimisiones se producirán desde el momento en que se comunique la apertura de juicio oral por parte de la Audiencia Provincial, tal como determina el código ético establecido por el Partido Socialista. El alcalde no ocultó su malestar por la lentitud judicial en la investigación y resolución del caso. “Una justicia tardía no es justicia. Llevamos nueve años de instrucción y aún no se ha convocado juicio sobre unas personas que son cargos públicos, con la exposición mediática y social que supone”, señaló. Además, recordó que el proceso puede durar algunos años más, ya que a la convocatoria y celebración del juicio hay que unir los previsibles recursos posteriores. Por ello, solicitó que se habiliten los mecanismos adecuados y los medios necesarios para evitar estas situaciones.

Cejas: “Cumplimos escrupulosamente con el código ético del Partido Socialista”
Preguntado por la probable fecha de notificación del juicio, Cejas expresó sus dudas: “No sabemos, pueden ser unos días, un par de semanas y no sé si hasta meses”. Se mostró convencido, eso sí, en que servirá para demostrar su inocencia y la de sus compañeros. “Quedará acreditado, estoy plenamente convencido”, aseguró.

El procedimiento judicial que provocará las dimisiones del alcalde y dos de sus concejales comenzó en 2006, a raíz de una denuncia interpuesta por Coalición Canaria, a la que se adhirió poco después Alternativa Sí se puede. Los asuntos investigados afectaban a la concesión de varias licencias de obra a Inversiones Costa Atlántica, empresa a la que estaba vinculado el teniente de alcalde Fidel Rodríguez, y a Vimédano, empresa propietaria de una segunda compañía en la que el alcalde, Jaime González Cejas, contaba con acciones que acabaría por vender. Las irregularidades se habrían cometido también, presuntamente, en la aprobación del plan parcial Médano Park, así como en la instalación de la infraestructura para la implantación de la TDT en el municipio y en la concesión de permisos para instalar 130 placas fotovoltaicas en el Instituto Tecnológico de Energías Renovables (ITER), en suelo del Polígono Industrial.

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 3 de Granadilla decidió en 2011 absolver provisionalmente al alcalde y resto de miembros del equipo de Gobierno. Hay que recordar que, además del alcalde y dos concejales de la actual Corporación, también fueron imputadas otras seis personas, cuatro de ellas ediles en el mandato 2003-2007. La medida fue recurrida entonces por la formación Sí se puede y el propio Ministerio Fiscal y ha dado lugar al auto que se acaba de conocer.


Reacciones

Las valoraciones políticas recabadas ayer tenían un denominador común: la prudencia. Así, el portavoz municipal del Partido Popular, Marcos González, evitó pronunciarse a la espera de obtener mayor información sobre las intenciones de los representantes del grupo de gobierno: “Preferimos esperar antes emitir una valoración. Lo haremos en los próximos días después de analizar la situación que se ha creado a raíz de este auto. Siempre buscaremos lo mejor para los ciudadanos de Granadilla”. Por su parte, Félix Hernández Miranda, concejal de Izquierda Unida Canaria, señaló que el partido se pronunciará oficialmente en la asamblea convocada para última hora de anoche, pero personalmente emitió su valoración: “Sin entrar en demasiados detalles, considero que las dimisiones anunciadas son positivas, por cuanto responden al código aprobado por el Partido Socialista. A partir de ahí deberá correr la lista y las cosas tendrían que seguir más o menos igual. Izquierda Unida no forma parte del grupo de gobierno, pero preferiremos siempre un Gobierno socialista que otro formado por fuerzas políticas como Coalición Canaria y el Partido Popul

ar.

“El Ministerio Fiscal recurrió el auto de sobreseimiento y sus pretensiones fueron rechazadas por un segundo juez en prácticamente su totalidad, con excepción de una cuestión meramente administrativa en relación a una licencia”, indica el Partido Socialista de Granadilla en una nota de prensa emitida ayer.

En dicho comunicado el alcalde de Granadilla indica que “la grandeza política va unida a la coherencia personal” y vinculó su decisión y la de sus compañeros de corporación con la voluntad de no perjudicar “la intachable trayectoria de honestidad y servicio a los intereses generales de los granadilleros y para mantener la estabilidad del actual Gobierno municipal”. “Con esta decisión evitamos convertir el pleno municipal en un circo permanente de bajeza política por parte de Coalición Canaria, que solo busca el descrédito permanente del rival, al que no consiguen ganar en buena lid”, prosigue el comunicado.

Nicolás Jorge, uno de los ediles imputados, manifestó ayer a este periódico que las dimisiones se han anunciado “por coherencia”. “Existe un código ético en el PSOE que ha fijado la línea roja en la apertura de juicio oral, aunque en nuestro caso aún no está convocado”.

“Será en el juicio donde nos defenderemos. Estoy muy tranquilo y plenamente convencido de que se resolverá favorablemente”, manifestó.

De momento es pronto para conocer quién asumirá el bastón de mando municipal, aunque ya comienzan a sonar los nombres de Juan Rodríguez, primer teniente de alcalde, y Óscar Delgado, actual concejal responsable de Cultura.