TENERIFE

Anaga se exhibe ante el resto del mundo

ANAGA

El pasado lunes, el Macizo de Anaga recibió, de forma oficial, el título de Reserva de la Biosfera otorgado en junio por la Unesco, siendo el único espacio de la Isla con esta distinción. Se trata, no solo de un reconocimiento a la biodiversidad y los valores naturales y sociales de este territorio, sino un compromiso de futuro, de tal manera que las administraciones implicadas y sus residentes se comprometen a desarrollar y poner en marcha el plan de acción que recoge el documento suscrito por el citado organismo internacional.

Este acuerdo comenzará a ver sus primeros pasos a partir del próximo año, ya que la inversión en mejoras en la zona será significativa. Además, se prevé poner en marcha en los primeros meses de 2016 el nuevo Consejo Rector, que será el órgano que gestione las políticas de desarrollo de la Reserva de la Biosfera. Al respecto, el consejero de Medio Ambiente y Sostenibilidad del Cabildo tinerfeño, José Antonio Valbuena, adelantó a DIARIO DE AVISOS que el próximo año se destinará un presupuesto de casi dos millones de euros, lo que supone multiplicar por cinco la cuantía asignada en 2015, cuando se consignó para mejoras en Anaga unos 400.000 euros. Además, el responsable insular precisó que los ayuntamientos con territorio en el Macizo -Santa Cruz, La Laguna y Tegueste- deberán aportar fondos para el plan de acción, “de tal manera que se defina un documento de actuaciones para los próximos años, con aportaciones de todas las administraciones”.

Algunas de las obras previstas con las partidas ya asignadas en el presupuesto insular, que en concreto asciende a 1,9 millones, será la ejecución de mejoras en la pista de Los Catalanes o la adecuación de senderos en Chinamada o Las Carboneras. “La mayoría de acciones, como nos han pedido los vecinos, tiene que ver con accesos y comunicaciones o el fomento de empleo, para evitar el despoblamiento”, recalcó. Indistintamente de las previsiones del próximo año, en estos momentos, la Corporación insular se está reuniendo con los ayuntamientos y los residentes en todos los caseríos y pueblos de Anaga para definir sus necesidades y demandas y elaborar el documento de actuaciones futuras, que permita su inicio en 2017. Además, en los primeros meses de 2016 se pretende ampliar las funciones del actual Consejo Rector del Parque Rural para que asuma el control y la gestión de la Reserva de la Biosfera. “Creo que la declaración será buena para la zona, aunque hay que trabajar en facilitar más oportunidades para los vecinos y llevar a la realidad lo plasmado en el documento suscrito por la Unesco”, señaló Valbuena.
Uno de los vecinos de Anaga y miembro de la asociación de Taborno, Jaime Díaz, explicó que entre las principales demandas de los pueblos y núcleos, “que son bastantes similares entre sí”, se halla la mejora de las telecomunicaciones, el trato de aguas residuales, el impulso de alumbrado sostenible, la adecuación de accesos a viviendas y pistas forestales o la agilidad burocrática en la tramitación administrativa. Insistió en la necesidad fomentar el empleo, pero facilitando primero formación adecuada a los residentes, para evitar el abandono de la zona o que el trabajo generado no repercuta en sus habitantes, y abogó por potenciar un turismo sostenible. En cuanto al futuro, Díaz reconoció que esta distinción puede suponer una oportunidad para el macizo, aunque recalcó que es importante ejecutar lo que establece la Unesco, a la par que contar con los la opinión de los vecinos.