TENERIFE

Bomberos, dígame… ¿En qué puedo ayudarle?

La operatividad del Consorcio de Bomberos de Tenerife no se entendería sin la existencia de su puesto de coordinación, formado por un equipo de ocho técnicos instalados en la sala del Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad (Cecoes) 1-1-2 del Gobierno de Canarias, con la función de atender aquellas llamadas de emergencia relacionadas con la actividad de bomberos y activar los recursos materiales y humanos necesarios para dar una respuesta eficaz a los incidentes.

Una responsabilidad vital dentro del organigrama operativo de la entidad, ya que para atender esas demandas desde todos los rincones de la Isla, los técnicos activan, movilizan y coordinan a los 44 efectivos de guardia permanente en los cinco parques de bomberos profesionales y a los miembros de los nueve parques de voluntarios que velan por la seguridad de la Isla. Además, también intervienen en la movilización de los recursos externos de apoyo.

A partir de la recepción de la alerta en el puesto de coordinación en el 1-1-2, los bomberos se preparan rápidamente para la salida. Mientras, este equipo de técnicos amplía la información sobre el lugar exacto del servicio, personas afectadas o itinerarios aconsejables, entre otros muchos datos que se van conociendo en la sala y que pueden ser de utilidad para ayudar a los efectivos a enfrentarse a la emergencia en cuestión.

Un trabajo imprescindible que se presta las 24 horas del día, los 365 días del año, con el objetivo de mejorar la rapidez de la respuesta, ya que se ha comprobado que es mucho más efectivo centralizar las alertas en un único puesto de coordinación y su gestión por parte de técnicos especializados que conocen perfectamente el funcionamiento y la operatividad del Consorcio Insular de bomberos.

Esta presencia de bomberos en la sala del 1-1-2 ha supuesto un salto cualitativo importante con respecto a otras épocas anteriores, que ha permitido gestionar los incidentes desde un punto de vista multisectorial dando una respuesta de manera integral, en la que con una sola llamada se activan todos los servicios necesarios.

Doce años de andadura
Los bomberos están integrados en la Sala del 1-1-2 desde mayo del año 2003. Doce años en los que se han atendido todo tipo de llamadas, se han llevado a cabo gestiones de teleasistencia, terapéuticas, psicológicas y, sobre todo, se han tramitado servicios de emergencia en los que la presencia de los bomberos era vital para salvar la vida de muchas personas.

Durante este año 2015 se han atendido más de 15.000 llamadas y se han gestionado más de 6.000 llamadas de incidentes. Como media, se reciben cerca de 1.400 llamadas mensuales en escenarios de normalidad, alcanzando incluso las 2.500 llamadas en situaciones de mayor gravedad, como por ejemplo, los fenómenos meteorológicos adversos, hogueras de San Juan o incendios forestales. En estas situaciones de carácter especial, se ha llegado a duplicar o triplicar la presencia de los técnicos de coordinación.

En los últimos tiempos, además, se ha perfeccionado el sistema con las últimas tecnologías en cartografía digital, con seguimiento a tiempo real de todos los recursos vía GPS, comunicaciones digitales DMR, o con la introducción de otras herramientas como la aplicación WhatsApp que está resultando de muchísima utilidad a la hora de geolocalizar a personas accidentadas o desorientadas, ya que agiliza de manera significativa las tareas de búsqueda y localización en entornos de difícil acceso. Todo ello en aras de mejorar la calidad del servicio y por consiguiente la asistencia que reciben las víctimas.

“Los técnicos hacen un trabajo que resulta esencial”

El presidente del Consorcio de Bomberos de Tenerife, Florentino Guzmán Plasencia, valora el trabajo realizado por los técnicos desde este puesto de coordinación. “Tenemos que ser conscientes de la importancia de este trabajo silencioso encargado de que funcione todo el organigrama del Consorcio”. En este sentido, explica que es una herramienta esencial e imprescindible para la operatividad del colectivo y para la gestión de las emergencias, permitiendo localizar las llamadas, tipificar los incidentes, activar los recursos del Consorcio y hacer seguimiento de las intervenciones. Además, a la hora de localizar a una posible víctima o de acudir a un incendio es fundamental ser rápidos, “porque cuando hablamos de situaciones de emergencia cinco minutos pueden ser cruciales. Y esta herramienta ha favorecido de forma incuestionable nuestros tiempos de respuesta, lo que se traduce en que el ciudadano recibe una mejor calidad en el servicio y, por lo tanto, una mejor atención por parte de Bomberos de Tenerife”, añade Guzmán Plasencia.