TENERIFE

El Cabildo limitará la instalación de antenas a 165 puntos de la Isla

Algunas de las antenas emplazadas en la Montaña de San Roque, en La Laguna. / DA
Algunas de las antenas emplazadas en la Montaña de San Roque, en La Laguna. / DA

El nuevo Plan Territorial Especial de Telecomunicaciones de Tenerife define 165 ámbitos para la instalación de infraestructuras de comunicaciones en la Isla, de tal manera que aquellas que se ubiquen en otros espacios serán sancionadas. Al respecto, el consejero de Planificación del Cabildo, Miguel Ángel Pérez, destacó la importancia de este documento ya que, a su juicio, va a permitir regular el sector, puesto que “hay muchas antenas instaladas de forma alegal”. Además, con ello se pretende apoyar la protección del paisaje, a la par que mejorar el servicio de telecomunicaciones para los ciudadanos.

El consejero de Planificación destacó que se trata de la primera vez que este ámbito se regula en la Isla y matizó que se trata de un imperativo legal, recogido en el Plan Insular de Ordenación del Territorio (PIOT). Asimismo, explicó que estos lugares se localizan por toda la Isla, sobre todo, en suelo rústico y de zonas altas. En concreto, se tendrán que instalar en estos espacios las infraestructuras que utilizan tecnologías radio (Radiodifusión Sonora, TDT, Telefonía Móvil, Banda Ancha Inalámbrica, RESCAN y servicios de transporte por radio). Del total de las 165 áreas, 108 ya cuentan en estos momentos con antenas.

Pérez insistió en que una vez aprobado el documento, las empresas cuyas infraestructuras están fuera de estos ámbitos deberán desplazar sus antenas a las zonas permitidas, puesto que de lo contrario serán sancionadas. Matizó que este planeamiento permitirá reducir el número de antenas, ya que los operadores se verán obligados a compartir las instalaciones, a la par que equilibrará las prestación de las telecomunicaciones en toda la Isla. La característica principal de estos 165 emplazamientos es que son multiservicio y multioperador, es decir, que tienen capacidad para albergar infraestructuras destinadas a la prestación de varios servicios, así como para alojar a múltiples operadores, evitando así la dispersión de infraestructuras en el territorio.

Además de las antenas de telecomunicaciones, el documento de ordenación regulará el despliegue de las dotaciones por cable de fibra óptica. Para ello, se ha definido, con carácter general, la utilización como soporte fundamental de la red viaria y de transporte insular del PIOT, tales como las autopistas.

Entre los criterios básicos del documento se encuentra la minimización de los impactos territoriales y ambientales que generan las infraestructuras, reduciendo, en la medida de lo posible, la ubicación de estas en los espacios naturales protegidos y priorizando el uso de zonas que ya existen o la agrupación con otras infraestructuras, así como bajando el número y volumetría de las mismas a través de la coubicación y compartición de sus elementos.

El diseño del plan a nivel insular se completará con las posibilidades de despliegue que autoricen los ayuntamientos a través de sus planeamientos urbanísticos y las ordenanzas municipales, a los que corresponde la regulación en su ámbito territorial, especialmente en el suelo urbano. Además, en las zonas protegidas, el planeamiento de cada una deberá regular estas infraestructuras.

Para el consejero insular, la aprobación del Plan Territorial supondrá “definir un marco estable que permitirá el despliegue de las infraestructuras de telecomunicación a nivel insular, cuyo papel ya nadie duda que es esencial para el desarrollo económico, la competitividad y la cohesión social de Tenerife”.

El texto entrará en vigor a mitad de año

El Plan Territorial Especial de Telecomunicaciones de Tenerife entrará en vigor durante la primera mitad de 2016, 10 años más tarde desde que se iniciarán los primeros trámites entre el Cabildo y el Gobierno de Canarias. “Por fin a mediados de año estará aprobado el documento”, recalcó el consejero insular de Planificación de la Institución insular, Miguel Ángel Pérez. Indicó que en 2006 se rubricó entre las dos administraciones un convenio para la encomienda de gestión al Cabildo del mencionado documento. La idea es que, una vez culminada el resto de la tramitación e información pública, el pleno de la Corporación insular pueda darle el visto bueno definitivo en los meses de abril o mayo, ya que con el cambio de la normativa en esta materia ya no es necesario que el plan vuelva a la Comisión de Ordenación del Territorio y Medio Ambiente de Canarias (Cotmac). Cabe recordar que este ente regional dio el visto bueno a la aprobación de la memoria ambiental del proyecto el pasado 23 de diciembre, cumpliendo así con la tramitación.