superconfidencial

Cómo pasa el tiempo…

1. Ya no me acuerdo de la época en que me apetecía ir a Nueva York, cogía un avión y me plantaba en el Plaza. Cómo pasa el tiempo. Yo hace ocho años vivía como un cura, hacía lo que me daba la gana y ganaba dinero con el periodismo. Luego pasa lo que pasa. No ahorras y vives del pasado, escribes del pasado y te mantienes con las glorias del pasado. Hay un dicho que define esto: “Que me quiten lo bailado”. Vale. Pero, ¿y ahora? La crisis nos ha transformado. Yo iba a una tienda en París y jamás preguntaba el precio, tiraba de tarjeta y me compraba unos zapatos de Vuitton. Eran tiempos felices de botarate y de no pensar nada más que en el presente, de viajes, de jolgorio y de vacilón. Todo esto se ha terminado para siempre. Desde luego, en mi caso es imposible que estos tiempos se repitan, porque a este país le ha entrado la estupidez, entre otras cosas. Fíjense que a los figurantes de Ocho apellidos catalanes la Seguridad Social les va a descontar de su pensión los ciento y pico euros que cobraron en la película, por eso, por ser jubiletas y percibirlos. Qué cabrones los inspiradores del atraco.

2. Con estas miserias no vamos a ninguna parte. Te pasas la vida pagando un plan de pensiones y luego viene Hacienda y te roba el 40%. No hay derecho. Te pasas la vida cotizando y cotizando tu empresa a la S. S. para ganar 1.200 euros de jubilación, o lo que sea. ¿Dónde ha metido el Estado tu dinero? Si el Estado es el primero que estafa, ¿cómo va a castigar a los que el Estado cree estafadores? Todo esto es verdad, pero el ciudadano no tiene medios para defenderse. A lo mejor por eso será bueno un cambio, a ver si los que vienen, otros distintos, lo hacen mejor.

3. Yo lo que sé es que antañazo vivía de puta madre y ahora no me da. Trabajaba como una mula, pero ganaba lo suficiente para vivir muy dignamente y permitirme algún que otro capricho. Paso revista a mi vida y no puedo soportar el presente. Qué malo es eso, no poder soportar el presente. Y todavía mis lectores quieren que les haga reír. ¿Y cómo? ¿Cómo les voy a hacer reír si yo no hago sino llorar?
achaves@radioranilla.com