arafo

Un consorcio, la posible solución para el Polígono

Vista general del Polígono Industrial del Valle de Güímar. | NORCHI
Vista general del Polígono Industrial del Valle de Güímar. | NORCHI

La Entidad Urbanística de Conservación (EUC) del Polígono Industrial Valle de Güímar tiene otro obstáculo para su creación, no solo el rechazo de los empresarios a los estatutos consensuados el 8 de octubre en el Cabildo, sino por las dudas jurídicas que el secretario de la institución insular plantea sobre el papel que debe desempeñar el Cabildo.

Según confirmó ayer el alcalde de Arafo, José Juan Lemes, “el Cabildo está poniendo todos los medios para que se pueda garantizar a través de un consorcio su participación”, en referencia a las dudas planteadas por el secretario insular a la aportación de 75.000 euros anuales del Cabildo a un polígono cuyos propietarios son los tres ayuntamientos (Arafo, Candelaria y Güímar). “Nosotros creemos
-añadió- que la participación del Cabildo es fundamental, porque debe ser la administración que tutele un polígono tan estratégico, a mitad de camino entre los dos puertos y aeropuertos”.

Lemes admitió también que hay posibilidades de llegar a un acuerdo entre los tres ayuntamientos para admitir la propuesta de los empresarios para que el período inicial de vigencia de la EUC “sean cuatro años y no 20 como se recoge en los estatutos”, recordando que en todas las entidades de conservación de los polígonos existentes “esa vigencia es indefinida” y si se puso 20 años es porque “es el período de tiempo que tiene de vida la rehabilitación que se hizo en el Polígono hace dos años, cuando se nos entregó”.

El alcalde de Arafo dejó claro que “si ahora tenemos problemas con lo que está ya escrito, imagínense con lo que no está escrito, por eso hay que sentar bien las bases, porque nos urge una solución urgente porque me preocupa que estemos ahuyentado a la inversión privada”, sentenció.

Lemes entiende también la urgencia de crear la EUC porque “la jardinería, por ejemplo, está echa un desastre, aunque siempre he dicho que fue un disparate hacer tantos jardines en una zona industrial”.