SOCIEDAD

Cuando la investigación depende de conseguir un mecenas

Foto de familia de los últimos galardonados con las becas de investigación que concede la Fundación Universitaria de Canarias. / DA
Foto de familia de los últimos galardonados con las becas de investigación que concede la Fundación Universitaria de Canarias. / DA

Las posibilidades de que un estudiante universitario pueda dedicarse a la investigación cuando finaliza su etapa como alumno son prácticamente inexistentes. En todos los casos dependerá de un elemento decisivo: la financiación. Sin dinero no hay opciones para que un experto de cualquier ámbito se centre en estudiar a fondo e investigar, sin tener que preocuparse por cuánto tiempo tardará en conseguir resultados o si debe compaginar cientos de horas de dedicación con algún empleo que le permita seguir adelante. Las becas a la investigación se convierten así en la única puerta para poder desarrollar una labor que es básica para el progreso de la comunidad. La Fundación Universitaria de Canarias (FULP), desde hace ya más de 30 años, impulsa el programa Becas Innova. Pero esto no sería posible sin el apoyo de las empresas colaboradoras. Son los mecenas, los empresarios o instituciones que entienden como un deber dotar de recursos a determinados investigadores, que por su carrera y por el interés general de sus estudios, son depositarios de la confianza de su padrino.

Cajamar es uno de los patrocinadores de los proyectos que han resultado premiados

Una de ellas es la Fundación Cajamar Canarias. Su presidente, Juan Salvador Cerdeña, señala que “hace siete años nos convertimos en mecenas de la ULPGC, y desde entonces hemos mantenido una estrechísima relación dirigida a fomentar la formación y empleo de nuestros jóvenes. Entre las acciones conjuntas que llevamos a cabo figuran las Becas Innova Canarias, así como distintas ediciones del foro universitario de empleo”.

Fundación Cajamar está apoyando en esta edición de las Becas Innova a la investigadora Isabel Saro Hernández, licenciada en Biología por la Universidad de La Laguna (ULL) y con experiencia laboral en la investigación de la ecología, la evolución y la biología de especies vegetales, en especial, de la flora canaria. Actualmente finaliza el doctorado por la ULPGC con su tesis doctoral sobre el flujo genético y la variabilidad genética en la palmera canaria, dirigida por el catedrático Pedro Sosa Henríquez. Según Isabel Saro, “la palmera canaria es posiblemente uno de los vegetales más representativos e importantes del Archipiélago, ya que ha constituido desde siempre un elemento característico y distintivo de su paisaje. Además, forma parte de la identidad del canario, su cultura, su economía e incluso su religión. De hecho fue designada como Símbolo Vegetal de las Islas por el Parlamento de Canarias. No obstante, y a pesar de su importancia, esta especie carece de suficientes estudios científicos y rigurosos acerca de su biología, lo cual dificulta una adecuada gestión de la especie y sus poblaciones naturales”.

En este sentido, la investigación llevada a cabo por Saro Hernández se centra en las cuestiones evolutivas de la palmera canaria haciendo uso de herramientas moleculares. “La principal intención de este estudio radica en detectar aquellos componentes del paisaje, variables biológicas o históricas que determinan o han influido en los patrones de variabilidad y estructura genética de los palmerales a nivel insular y poblacional, aspectos que nunca habían sido analizados”, concluye la investigadora.


Universidad-empresa, una relación en crisis

-Agustín Naranjo Cigala, profesor de la ULPGC y director del Aula de la Naturaleza de la Universidad, es también el supervisor de una de las propuestas de investigación. Está convencido de que “el programa de Becas Innova es un ejemplo, una muestra del camino que se debe seguir en la relación universidad-empresa. Pero requiere de mayor amplitud. En el mundo científico en España, con carácter general, tenemos una crisis en esta relación”, agrega.

-“El Estado, como regulador y responsable de estas actuaciones, tiene como reto el poner en marcha herramientas que faciliten la vinculación empresa-investigación. Las empresas deben considerar como suya la investigación, porque solo así se podrá favorecer el desarrollo del país”, subraya Agustín Naranjo.