CULTURA

Fuerza Imperial de Tenerife

Reportaje fotográfico: Enrique E. Domínguez
Reportaje fotográfico: Enrique E. Domínguez

Por Enrique E. Domínguez

El pasado viernes aterrizó en las carteleras El despertar de la Fuerza, la esperada nueva entrega de la saga Star Wars. Pocas aventuras cinematográficas han sido tan influyentes desde sus inicios, que se remontan al ya lejano año 1977, como las exitosas y veneradas aventuras galácticas concebidas por George Lucas.

Desde entonces, y ahora más que nunca, alrededor del infinito universo de Star Wars orbita un auténtico fenómeno sociocultural de masas que no distingue edades y que abarca ya a varias generaciones. La devoción de muchos fans, verdaderos y fieles amantes de la franquicia y su extenso mundo, desemboca en una auténtica y heterogénea legión que no conoce fronteras.

En muchos casos su pasión va más allá de la simple contemplación y disfrute como espectadores o, incluso, coleccionistas del infinito y hasta inverosímil merchandising sabiamente generado alrededor de tan productiva saga, pasando a colocarse a sí mismos en primera persona en algún rinconcito del interminable universo de Star Wars.

Viven su pasión con la intensidad necesaria para dar un paso más allá y llevarla a la realidad

En Tenerife, como no podía ser de otra manera, también cala muy hondo esta admiración. Tal es el caso de los componentes de la Asociación Fuerza Imperial de Tenerife, un grupo de aficionados que vive su pasión con la intensidad necesaria para decidirse a dar un paso más allá y llevarla a la realidad. Recrean con cuidado detalle y mucho mimo los vestuarios de los personajes que se pueden ver en las películas de la saga e interpretan algunas de sus batallas y escenas más icónicas en espectaculares actos allí donde se solicite su actuación. Su deseo no es otro que vivir en su propia piel la experiencia de ser, por un rato, Darth Vader, Luke Skywalker, la princesa Leia, un soldado stormtrooper, el Emperador, Obi Wan Kenobi, un guerrero tusken o el mismísimo Chewbacca, entre los muchos personajes que atesoran en su amplio repertorio.

Para hablar de los orígenes de la Asociación Fuerza Imperial de Tenerife es necesario hablar antes de Rafael Rodríguez, miembro fundador y actual presidente de la misma y pionero en Canarias de la fabricación artesanal de vestuario inspirado en la película.

Reportaje fotográfico: Enrique E. Domínguez Reportaje fotográfico: Enrique E. Domínguez Reportaje fotográfico: Enrique E. Domínguez Reportaje fotográfico: Enrique E. Domínguez Reportaje fotográfico: Enrique E. Domínguez Reportaje fotográfico: Enrique E. Domínguez Reportaje fotográfico: Enrique E. Domínguez Reportaje fotográfico: Enrique E. Domínguez Reportaje fotográfico: Enrique E. Domínguez Reportaje fotográfico: Enrique E. Domínguez Reportaje fotográfico: Enrique E. Domínguez
<
>
Reportaje fotográfico: Enrique E. Domínguez

Hace mucho tiempo…

A finales de 1977, un joven Rafael quedó profundamente impactado por el estreno de la primera entrega de la saga, La guerra de las galaxias; una nueva esperanza. A día de hoy aun conserva un vívido recuerdo de las interminables colas para asistir al estreno en los cines santacruceros aquel frío mes de noviembre y del ambiente de excitación que se respiraba ante el evento, pero, sobretodo, recuerda aquella experiencia como el momento en que sintió que una chispa acababa de prender en su interior.

Al poco, Rafael Rodríguez confeccionó su primer traje inspirado en la película con la intención de participar con él en los carnavales de Santa Cruz. Su elección fue recrear a C3PO, el célebre robot de protocolo e inseparable compañero de R2D2. “En aquella época no existía Internet, tampoco había mucha literatura al respecto, documentación fotográfica ni nada por el estilo para que yo pudiera sacar una referencia clara del personaje. Pero al final lo conseguí…” Cuenta con orgulloso Rafael. “Lo hice con cartón fallero, pasta de papel, cartulinas metalizadas, pintura dorada y barniz. Los hidráulicos de los brazos con jeringas de plástico, y tenía luces en los ojos alimentadas por unas pilas de petaca que estaban disimuladas en la espalda”.

Desafortunadamente, el traje acabó estropeado debido a la fuerte lluvia que acompañó aquel año al carnaval chicharrero. Pero no acabó ahí el flirteo de Rafael con la creación de trajes de Star Wars y al año siguiente fijó su meta en recrear tan fielmente como fuera posible al malvado por excelencia: Darth Vader.

Coincidiendo con el estreno de El imperio contraataca se forma el primer grupo de seguidores de Star Wars de Tenerife. “Éramos un grupo formado principalmente por amigos, compañeros y fans de la saga. La finalidad principal era la de presentarnos al concurso de disfraces del carnaval de Santa Cruz, y ese año conseguimos el primer premio grupal”.

“Tenemos casi todos los personajes principales de las películas”, afirman desde la asociación

A partir de ahí el grupo fue aumentando y renovándose, pasando por sus filas infinidad de aficionados deseosos de aportar y contribuir. Siguieron más apariciones y concursos carnavaleros, la participación casi constante en actos benéficos, los eventos organizados con motivos de los aniversarios de la trilogía original y los estrenos de los tres nuevos episodios de la saga e incluso la participación en el concierto de clausura de Fimucité 2010 con un memorable espectáculo.

El grupo se constituye formalmente como asociación tras la aprobación de sus estatutos en el año 2014 . Quienes deseen pasar a formar parte de Fuerza Imperial de Tenerife “deben ser fans de la saga, tener un traje de calidad óptima y solicitarlo por escrito enviando fotos de su traje para su valoración”, destaca su presidente. Se puede solicitar información al correo electrónico fuerzaimperialdetenerife@gmail.com o contactar con el grupo a través de Facebook o Twitter (@imperialde_tf).

“Actualmente tenemos casi todos los personajes principales de las películas, mejorados y perfeccionados e, incluso, algunos de la nueva entrega, El despertar de la Fuerza, asegura Rafael.

Reportaje fotográfico: Enrique E. Domínguez
Reportaje fotográfico: Enrique E. Domínguez