TRIBUNA

El futuro – Por Tamara Raya

A muchos les puede extrañar que nos presentemos los socialistas a estas elecciones apostando por la educación, la ciencia, el conocimiento y la cultura para articular una propuesta de país y de Canarias, desde Santiago de Compostela hasta Barcelona, desde Bilbao hasta los Llanos de Aridane.

Los socialistas estamos comprometidos no solo con esta sociedad sino con las que vienen. Un país, su progreso, no acaba en cuatro años. Un país con la historia, la diversidad y la riqueza cultural de España merece que miremos hacia el horizonte sin temor, con valentía y con todas las ganas del mundo para convencer, para convencernos de que vamos hacia ese horizonte bien pertrechados.

Ya no se trata de mirar solo a este período electoral, o al año que viene, o ni siquiera a esta próxima legislatura. Muchas veces, seguramente alguna con razón, se nos ha acusado de ser electoralistas. Eso se acabó. Nos jugamos el futuro y eso lo sabe muy bien Pedro Sánchez. Esta España que vamos a empezar a construir entre todos desde el 21 de diciembre va a ser la España que dé el salto definitivamente hacia una sociedad innovadora donde el conocimiento y la educación, ocupen un lugar preferente en el desarrollo de todas las políticas, desde las sociales hasta las económicas, lo sabemos bien en Canarias, siendo los ejes donde jóvenes y no tan jóvenes encuentren su lugar en una sociedad más justa y más equilibrada. Decimos bien todos juntos porque la educación en pleno s.XXI en una sociedad tecnológica no sólo es una cosa de jóvenes. La educación ya es un derecho que se ha de ejercitar toda la vida.

Construir un país desde la educación es la manera que tenemos los socialistas de mirar hacia ese futuro con ambición y también con justicia. Quizá de las cosas más tristes que nos ha ocurrido en los últimos años es ver marchar a ese medio millón de jóvenes forzados a dejar su país porque no había sitio para ellos. Supone un fracaso en toda regla para todos nosotros contemplar esa ida que por ahora no tiene billete de vuelta. Y sí, es un reto el que proponemos los socialistas, un reto sin duda apasionante, el de mejorar la Historia de nuestro país, poniendo una bases sólidas para afrontar todas las crisis que vendrán con la seguridad de que el edificio que construyamos todos juntos prevalecerá.

No hay mejor legado que convertir a nuestro país en una fuente de riqueza inagotable de talento, en el que el conocimiento suponga una barrera infranqueable para las injusticias, la pobreza y la exclusión social y un trampolín hacia el bienestar de una sociedad más cohesionada e igualitaria.
Esta apuesta es la más racional, los datos de países que se han orientado hacia el conocimiento así lo indican, y a la vez la más ambiciosa para que definitivamente apostemos por lo que convierte a toda una sociedad en la mejor versión de sí misma: la educación.

*Candidata PSOE-NC al Congreso por la provincia de Santa Cruz de Tenerife