El dardo

El futuro de Santa Cruz

El equipo de gobierno del ayuntamiento capitalino ha presentado el proyecto Santa Cruz 2020, un conjunto de actuaciones que incluye desde un plan de barrios y otro de instalaciones deportivas a la mejora y rehabilitación del patrimonio histórico de la ciudad, nuevo edificio para el mercado de La Salud y rehabilitación de otros, como el templo masónico o la antigua Escuela de Comercio, pasando por la puesta en marcha de obras en vías públicas e iniciativas en el Palmetum, parques de La Granja y Las Mesas, etc. Dentro de las limitaciones económicas y la necesidad de reducir deuda municipal y continuar la supresión de organismos inútiles, la sensatez y el tino planificador han vuelto al ayuntamiento, donde la cohesión y el entendimiento partidario facilitan la gestión en tiempos de depresión, recortes y obligada mayor atención a los problemas de emergencia social. Pese a los condicionantes de Las Teresitas y de algunos aspectos del PGO y sobre el futuro del puerto, la corporación quiere convertir la capital -estancada durante años- en polo de atracción económica, turística, cultural y de ocio, protegiendo el litoral y actuando con especial cuidado sobre el escaso territorio disponible, para no perjudicar sus valores estratégicos, sociales y medioambientales. Se trata de un reto complejo y difícil pero muy relevante porque es en la ciudad donde nos movemos y desarrollamos la vida familiar y profesional, donde convivimos en sociedad y ejercemos nuestros derechos, donde aspectos como la ordenación urbanística, la actividad económica, la seguridad, los equipamientos públicos, la gestión de residuos, los servicios sociales y el transporte se entremezclan en un todo integral de enorme fuerza transformadora. De ahí deriva la necesidad de ir replanteándose, con la vista puesta en el medio plazo y en estrecha colaboración público-privada, el modelo de crecimiento urbano de Santa Cruz en función de su sostenibilidad, la competitividad de la ciudad y el cuidado del medio ambiente, que exige eficiencia energética, meticuloso consumo de suelo y calles y edificaciones bien trazadas y dimensionadas. Por esta senda camina el ayuntamiento con la idea de lograr una moderna ciudad de servicios acogedora, rehabilitada, mejor, más limpia y abierta al mar.