LA COLUMNA CHURCHILL

Gana el PP pero asombra Podemos

Basta un vistazo a los resultados electorales de estas elecciones generales para constatar los excelentes resultados que, a pesar de todo lo acaecido en los últimos cuatro años, ha obtenido el Partido Popular en la provincia tinerfeña. Gana en la inmensa mayoría de los ayuntamientos. En Tenerife lo hace en 24 de los municipios, por cinco del PSOE /Adeje, Arico, Fasnia, Guía de Isora y Los Silos), uno de CC (El Sauzal) y otro de Podemos (nada menos que La Laguna). En La Palma también ganan en todos menos tres del PSOE (San Andrés y Sauces, Puntallana y Tazacorte). En El Hierro se impone en Valverde y Frontera, y sólo pincha en La Gomera, donde el PSOE vence en todos menos en Valle Gran Rey, que es de los populares, y en Vallehermoso, de Coalición.

Y, sin embargo, lo realmente asombroso es lo de Podemos. Partiendo de la base de Alternativa Sí se puede y el tirón nacional de Pablo Iglesias y compañía (incluido el flamante fichaje de Vicky Rosell), la formación morada se ha impuesto en Las Palmas de Gran Canaria, La Laguna, Lanzarote y Fuerteventura. A ello hay que añadir su apreciable segundo puesto en la capital tinerfeña. Desde luego, un éxito rotundo para una opción política que, para su bien, ha sabido difuminar sus problemas internos en aras del bien común. Demasiados votos como para suponer que son flor de un día.