CD TENERIFE

Un gigante en Tenerife

José Manuel Ochotorena cuajó una gran actuación| DA Los croatas Savicevic y Boban eran dos de las grandes actuaciones del encuentro| DA Fernando Redondo y Savicevic, los dos mejores jugadores del duelo|DA Berges trata de frenar por todos los medios a Savicevic| DA Ochotorena no puede atrapar el remate de cabeza de Papin| DA Papin es felicitado por sus compañeros tras batir a Ochotorena| DA Tassotti y Redondo, los dos capitanes aquel día| DA Aldo Serena, con el trofeo conquistado en el Heliodoro| DA
<
>
Los croatas Savicevic y Boban eran dos de las grandes actuaciones del encuentro| DA

Hace hoy 23 años que el todopoderoso Milan de Fabio Capello se presentaba en la Isla después de encadenar 47 encuentros consecutivos sin conocer la derrota. Es cierto que al Heliodoro no vinieron Gullit, Van Basten o Rijkaard, y que siete internaciones italianos tampoco pudieron jugar en Tenerife porque estaban concentrados con su selección, pero, aquel encuentro, recordado recientemente por Jorge Valdano durante los actos de homenaje a Javier Pérez, fue todo un hito para Tenerife, a la que puso en el panorama futbolístico europeo.

“Ese partido fue muy importante para el club y la Isla. El Milan, junto a Madrid, Barcelona, Juventus y Manchester era uno de los mejores del mundo”, recuerda Figueroa, por entonces utillero de los blanquiazules, al que no se le podrá olvidar que el partido entre milanistas y tinerfeñistas fue “de tú a tú”. “La ilusión de nuestros jugadores era tremenda, porque teníamos una plantilla de gran nivel, teníamos mucho cartel”.

El exutillero insular recuerda como muchos de los jugadores estaban “locos” por cambiar sus camisetas con algunos de los mejores jugadores de Europa, que vestían la elástica rossonera.

Desde la antigua General de Pie, ahora Grada Popular, colgaba una pancarta en italiano que rezaba “Redondo, per sempre nostro”, en referencia a los rumores que situaban en el Milan al genial argentino aunque, curiosamente, Capello dirigiría sus elogios a otro blanquiazul: “Redondo es un gran jugador, pero yo tengo seis grandísimos extranjeros en mi equipo; tengo donde elegir. El diez, Felipe, me ha gustado mucho porque es muy inteligente y tiene mucha calidad”, manifestó el italiano, aunque Figueroa recuerda la sensacional actuación del portero del CD Tenerife.

“Ochotorena hizo un partidazo, hizo tres o cuatro paradas espectaculares. Redondo también estuvo genial; era un jugador que ya apuntaba a lo que llegó”. Y llegó a ser, precisamente, integrante del AC Milan, aunque tuviera antes que pasar por las filas del Real Madrid.

Todo en aquel Milan resultaba espectacular, más teniendo la vitola de ser un conjunto que parecía invencible fuera cual fuera su oponente y a pesar de las bajas que pudiera tener: “Eran un club muy protegido, era difícil poder llegar hasta ellos. Impresionaban”.

Aquel encuentro que dirigió “Brito Arceo auxiliado por Juan Gregorio Hernández y Francisco Romero”, como apunta el mismo Figueroa, acabaría decidiéndose por un tanto de Jean Pierre Papin, que había sido Bota de Oro el curso anterior con el Olympique de Marsella, algo que no aseguraba, ni mucho menos, la titularidad en el equipo lombardo.

“El partido lo ha ganado el equipo que ha tenido a Papin de su lado”, dijo Jorge Valdano en sala de prensa queriendo demostrar de esa forma lo igualado del compromiso.

Más tarde llegaría la Copa de la UEFA, los viajes por Europa y la conversión en un club importante, pero aquella noche de diciembre de 1992, los blanquiazules comenzaron a soñar con Europa: “Yo creo que fue el primer paso de lo que luego conseguimos y nos situó como un equipo importante, capaz de competir con el más importante del mundo”.