VENEZUELA

El Gobierno esquilma a la nueva Asamblea para apuntalar su poder

La aceptación de la derrota electoral la misma noche de los comicios parlamentarios por parte del mandatario de Venezuela, Nicolás Maduro, y del presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, no fue más que una pose democrática, tal y como están poniendo de manifiesto los hechos sucedidos desde el pasado 6 de diciembre y que corroboran las sospechas de que el oficialismo buscaría cualquier excusa para deslegitimar los resultados y vaciar de contenido el nuevo Parlamento.

En esta línea van las acusaciones sobre un presunto fraude electoral, que Maduro ha bautizado como operación koala, y que consistiría en la compra de votos y en alterar el orden público por parte de la Mesa de la Unidad.

Si bien, donde el oficialismo está emponzoñando la victoria de la Mesa de la Unidad es en el propio seno de la Asamblea Nacional, donde no solo realizará nombramientos trascendentes en vísperas de su disolución, como el de los nuevos jueces del Tribunal Supremo, sino que además ha creado una especie de parlamento paralelo, cuya legalidad es más que dudosa, que vaciaría de contenido a la Asamblea Nacional que ha salido de las urnas el pasado 6D.

El todavía presidente de la Asamblea, Diosdado Cabello, defendió el denominado Parlamento Comunal Nacional, del que aseguró que “va a estar a la orden y los intereses del pueblo”. “Ellos -en referencia a la oposición- se niegan a reconocer el poder del pueblo. Métanse con las comunas y verán la rebelión en las calles, no digan que no se los dije”, advirtió en el habitual tono provocador que emplea durante su programa de televisión Con el mazo dando y que recoge el periódico El Universal.

Ante esta iniciativa oficialista, han surgido múltiples contestaciones, como la del abogado José Vicente Haro, quien calificó como inconstitucional la instalación del Parlamento Comunal y usurpar funciones de la Asamblea Nacional, controlada por el chavismo. “Desde el punto de vista constitucional habría que decir que el parlamento comunal como tal no está previsto en la Constitución de 1999, con una enmienda en el año de 2009”, dijo en unas declaraciones recogidas por el Diario de Caracas.

En la misma línea se han pronunciado los abogados constitucionalistas José Manuel Rafalli y Gerardo Blyde, que sostienen que la instalación de un Parlamento Comunal en la Asamblea Nacional va contra la Carta Magna y advirtieron de que cualquier intento de usurpar las funciones del poder legislativo sería “un golpe de Estado”.

“El Parlamento Comunal Nacional no tiene ninguna base legal por ningún lado, eso no existe en ninguna parte de la Constitución y si lo que se quiere es crear una especie de parlamento paralelo, la Asamblea Nacional que empieza sus funciones el 5 de enero no tiene por qué reconocer esa instancia”, dijo Rafalli.

Por su parte, Gerardo Blyde, quien también es alcalde del municipio Baruta, reiteró que el llamado Parlamento Comunal “no existe jurídicamente” y que la Constitución venezolana no sólo no prevé esta figura, sino que tampoco se refiere a la figura de comuna”.
No obstante, Diosdado Cabello insiste en la base legal de esa instancia parlamentaria. “Se fueron contra el poder comunal, contra el parlamento comunal nacional. Hay una ley orgánica de las comunas, claro, ellos no la reconocen”, advirtió, al tiempo que citó el artículo 21 de la Ley Orgánica de las Comunas y el 5 de la Constitución, que reza que “la soberanía reside en el pueblo”.