LA OROTAVA

Un mercadillo modelo

MERCADILLO
Clientes, vendedores y socios. Todos fueron modelos por un día en la campaña promocional para relanzar el Mercadillo del Agricultor de La Orotava, una instalación que apuesta por la calidad de los productos locales, el trato cercano y personalizado, y buenos precios.

Desde el año pasado, el Mercadillo comenzó un proceso de renovación y cambio, motivado por la situación “estática en la que se encontraba”. Uno de sus artífices fue el anterior concejal de Agricultura del Ayuntamiento, Felipe David Benítez, recuerda el presidente de la entidad, Vicente Jacinto.

Desde entonces, los socios no han parado. A las mejoras que se acometieron en las instalaciones se sumaron nuevos puestos, un cambio de imagen, la contratación de una empresa asesora, y la presencia en redes sociales. Los resultados han sido los esperados. La cuenta de Facebook mercadillovalledelaorotava ha conseguido en menos de ocho meses 6.514 me gusta.

La forma de hacerlo ha sido original y atractiva. No solo difunden sus productos, sino que comparten recetas de cocina, orientan sobre el consumo en determinada época del año y destacan los orígenes y las bondades de muchos de ellos. Recientemente también presentaron en el Ayuntamiento su nueva página web, mercadillolaorotava.com, que sigue la misma filosofía que el Facebook. Incluso en uno de los apartados se puede consultar los precios de la semana.

A todo ello se suma la organización de iniciativas dentro del Mercadillo, ubicado junto al Centro de Usos Múltiples La Torrita. Degustaciones, showcooking o talleres, como el de rosquetes, que se llevó a cabo ayer aprovechando el consumo de este dulce en Navidad, son algunos ejemplos.

Sin embargo, tanto los socios como los vendedores, tienen claro que para atraer nuevos clientes y aumentar las ventas la renovación debe ser continua. Por eso, guiados por la empresa que los asesora técnicamente, decidieron hacer una nueva campaña promocional que fuera diferente. La idea era que todos ellos fueran modelos para dar a conocer una instalación modélica en La Orotava en ofrecer productos locales, un trato directo y personalizado, y buenos precios.

Una jornada en la que además, se lo pasaron “muy bien, posando con flores, verduras, frutas, repostería y los utensilios y elementos que emplean en su trabajo diario. Los responsables del estudio de fotografía hicieron el resto.

Actualmente en el Mercadillo del Agricultor hay 30 puestos, pero cuenta con unos 130 socios que en este último año han sabido adaptarse a los tiempos que corren gracias a un trabajo y esfuerzo realizado en equipo.

Los productos que ofrecen se diferencian de los de otros establecimientos por su frescura y calidad. “Lo que se compra el sábado se recoge el viernes, incluso hay verduras de hoja que se cortan el sábado por la mañana”, indica el presidente.

El precio también es más económico. “Si evaluamos calidad precio, el cliente ahorra casi la mitad”, asegura.

Otro añadido es la reducción del impacto ambiental, dado que los productos recorren cortas distancias hasta llegar a los hogares de los consumidores.
MERCADILLO1
Próxima apuesta
Una de sus próximas apuestas, “no muy lejana”, según Vicente Jacinto, es poder abrir los domingos, ya que actualmente solo lo hace los sábados de 8.00 a 13.30 horas. “Para eso hay que aumentar el abanico de productos”, apunta.

Debido a que hay algunos que escasean en cierta época del año, se les ha autorizado a los socios vendedores a comprarlos en otros lugares para que el cliente quede más complacido. “Hay frutas, verduras y hortalizas que no pueden faltar en todo el año, como tomate, cebolla, zanahoria o calabacín, productos muy básicos para hacer un potaje”, sostiene.

Vicente Jacinto recalca que el campo exige mucha innovación. “Ya no es solo sembrar, hay que ir pensando en invernaderos, microtúneles, mantas térmicas, sistema de calor en tierra y energías fotovoltaicas”. Del mismo modo, se intenta que los agricultores profesionales del Mercadillo puedan trabajar terrenos fuera del municipio, más cercanos a la costa, como la zona de Tejina o Valle de Guerra, en La Laguna, o El Sauzal, que al estar a diferente altitud permiten otro tipo de cultivos.

Ninguno de los vendedores vive de su puesto en el Mercadillo, algo imposible en una sola jornada a la semana, insuficiente para cubrir las necesidades de una familia. No obstante, añade el presidente, sí se puede complementar.

La idea que un grupo de vecinos tuvo en el año 2006 de crear un mercadillo del agricultor es actualmente una realidad, no exenta de dificultades. Pero su objetivo inicial se mantiene intacto: apostar por los productos locales para favorecer un consumo sano y saludable, potenciar el sector primario y reactivar la economía local.