POLÍTICA

Moratoria turística: ser o no ser

 

La moratoria turística original impedía desde 2003 la construcción de hoteles y apartamentos en el Archipiélago, salvo los establecimiento de lujo ligados a parques temáticos. / DA
La moratoria turística original impedía desde 2003 la construcción de hoteles y apartamentos en el Archipiélago, salvo los establecimiento de lujo ligados a parques temáticos. / DA

Quince años después de que se promulgara la moratoria turística en Canarias, que se ha ido diluyendo en los últimos años con reformas legislativas, el presidente del Gobierno regional, Fernando Clavijo, ha anunciado que en 2016 reabrirá este debate, porque, a su juicio “junto con la simplificación de la normativa del territorio, hay que repensar el modelo turístico”.

Los grupos parlamentarios, consultados por este diario, se han alineado en dos bandos. Por un lado se sitúa el PP, que defiende la supresión total de restricciones a la construcción de establecimientos hoteleros y extrahoteleros, con el único límite de que el suelo tenga clasificación de uso turístico, y, por otro, PSOE, Podemos y Nueva Canarias (NC), que rechazan la “ barra libre” de los populares, de modo que se mantengan criterios como la sostenibilidad ambiental y la capacidad de carga. Podemos, incluso, plantea que “el debate ahora no es la moratoria, sino por qué no se crea más empleo”, y culpan de ello a que el control del negocio turístico está en manos de turoperadores extranjeros y al todo incluido, así como a la negativa a regularizar el alquiler vacacional.


Litigios
El Gobierno canario busca una modificación legislativa que le permita negociar más ante las reclamaciones de promotores turísticos

La pasada legislatura, el Gobierno presidido por Paulino Rivero (CC-PSOE) promovió una ley que ya flexibilizaba la moratoria al poderse construir cualquier complejo turístico que fuera fruto de la rehabilitación de otro ya existente y para hoteles de nueva construcción con cinco estrellas.

El Tribunal Constitucional revocó hace unos meses esa limitación, sentenciando que prohibir la construcción de hoteles y apartamentos en función de sus estrellas vulnera las normas sobre libertad de empresa y servicios. No obstante, el Parlamento canario ya había cambiado los artículos anulados por la Justicia, para eliminar la referencia a la categoría y sustituirla por estándares de calidad ambiental. Acababa así, para muchos, buena parte de la moratoria que tuvo como ley estrella la de las Directrices de Ordenación General y del Turismo, aún vigente, pero ya con los artículos de la moratoria derogados.

Recientemente se han dictado sentencias judiciales que, además, obligan al Gobierno regional a dar una solución a promotores hoteleros que reclaman, bien una indemnización económica, bien la restitución de sus derechos urbanísticos, acogiéndose a la Ley de Medidas Urgentes de 2009 por la que el Ejecutivo de Paulino Rivero dejó abierta esta puerta precisamente para dar salida a estos conflictos sobre suelos afectados por la moratoria. Hay cientos de millones en reclamaciones y el actual Gobierno canario busca una modificación legislativa para tener más margen negociador en este asunto.

Asunción Delgado. diputada de Podemos. “Clavijo quiere desviarnos del auténtico debate” Iñaki Álvaro Lavandera, diputado portavoz del PSOE. “Aceptamos más flexibilidad,pero no barra libre” Fernando Clavijo, presidente del Gobierno canario. “En 2016 hay que repensar el modelo turístico” Casimiro Curbelo, diputado portavoz de la ASG. “Hay que equilibrar las inversiones” Miguel Jorge Blanco, diputado regional del PP. “A la moratoria hay que darla 
ya por muerta” Román Rodríguez, portavoz parlamentario de NC. “CC y PP han roto el consenso sobre territorio”
<
>
Iñaki Álvaro Lavandera, diputado portavoz del PSOE. “Aceptamos más flexibilidad,pero no barra libre”

El anuncio de Fernando Clavijo sobre la reapertura del debate en 2016 ha encontrado en el Partido Popular una gran acogida. Su portavoz parlamentario en esta materia, Miguel Jorge Blanco, recuerda que su partido “lleva años pidiendo no ya reabrir el debate, sino que se dé ya por definitivamente muerta la moratoria, porque es necesario reactivar un sector importante para la creación de empleo en Canarias, y porque las restricciones no caben ya en la normativa europea ni la española, dado que es decisión del promotor que arriesga su dinero el decidir si invierte o no”. A su juicio, las únicas limitaciones deben ser urbanísticas, es decir, que exista suelo turístico.

Desde el socio de gobierno de CC (el partido de Clavijo), el portavoz del PSOE en el Parlamento regional, Iñaki Lavandera, enfatiza que su partido, si bien está dispuesto a estudiar “una mayor flexibilidad, en ningún caso será abrir la mano para la barra libre que pide el PP ni renunciar a la sostenibilidad”, pues los socialistas tienen “muy claro que la construcción de más camas debe ser modulada en el tiempo”, y apostar por la renovación hotelera con los incentivos que se permiten legalmente.


Coalición
El grupo parlamentario nacionalista se remite a las palabras de Clavijo sobre la necesidad de abrir una reflexión sobre la moratoria

Desde Nueva Canarias, su líder parlamentario, Román Rodríguez, fue el impulsor de la moratoria, cuando formaba parte de CC y presidía el Gobierno autonómico, con la Ley de Directrices. “Aquella ley de 2003 definió un modelo de desarrollo sostenible, con un crecimiento del 1% anual en número de camas, en función de nuestra capacidad de carga, pero el Gobierno siguiente la incumplió, y en 2009 además CC y PSOE rompieron el consenso en esta materia precisamente con la Ley de Medidas Urgentes, que es la que abre la posibilidad de indemnizaciones a los promotores”. A su juicio, “lo que está detrás de este anuncio de Clavijo es imponer barra libre, y ya ni siquiera habla de la renovar la planta hotelera antigua, que era el objetivo de la ley que puso en marcha Paulino Rivero”.

La diputada de Podemos Asunción Delgado reta al presidente autonómico a centrar el debate “en qué tipo de modelo turístico queremos”. “Da igual que haya moratoria o no mientras los turoperadores y las grandes cadenas hoteleras se lleven los beneficios fuera de Canarias, e impongan el todo incluido, de modo que todo el turismo que nos llega no sirve para crear más empleo ni riquezas”, reflexiona.

Desde la Agrupación Socialista Gomera (ASG), el diputado Casimiro Curbelo ve “positivo” que se abra un debate, si bien las islas menores tienen una normativa diferente para la ordenación del turismo. Desde el grupo parlamentario de CC remiten a lo afirmado por Clavijo.

“Volvemos al origen: la sostenibilidad no interesa”

Faustino García Márquez. / DA
Faustino García Márquez. / DA

El arquitecto Faustino García Márquez, que fue el redactor de la Ley de las Directrices de Ordenación General y del Turismo de 2003, interpreta que de aquella moratoria turística “ya no queda más que la palabra, porque, si bien nunca fue un parón completo, ya en la legislatura pasada se quitaron todas las barreras y se acabó lo que se daba”. Ya jubilado, pero en 2003 funcionario de la Consejería de Medio Ambiente y Política Territorial, Faustino García Márquez opina que con la prevista reapertura de este debate anunciada por Fernando Clavijo “volvemos a la misma cantinela, la melopea que se decía en el año 2000 y en 2004, y es que necesitamos más camas, cuando lo que se pretendía con la moratoria era no crecer más y tener menos turistas pero que gastaran más”. Desde su punto de vista, como autor intelectual del gran texto legal de la moratoria, este exfuncionario lamenta que, en el fondo, “la Ley de las Directrices fue abandonada, no se desarrolló, salvo en la energía, porque interesaba para desplegar la red del gas, pero no ha habido un interés político por el desarrollo sostenible de Canarias, pese a que a algunos se les haya llenado la boca con eso”. Por ello, García Márquez sostiene que “hemos vuelto al punto de partida; parece que no nos hemos movido en estos 15 años, y se vuelve hablar de hacer más y más hoteles; por lo que cabe preguntarse cuánto tiempo duraría ese incremento, si vamos a llegar a los 20 millones de turistas, y entonces qué sentido tiene hablar de un plan con los fondos del antiguo IGTE para arreglar el modelo económico canario, si vamos a insistir en los errores del pasado”.