la laguna

La nueva cara del Mercado

Mercado-7.jpg

El Mercado Municipal de La Laguna estrena logo e irá introduciendo cambios en los próximos meses para ofrecer al público una nueva imagen unificada, moderna y adaptada a la actualidad, en línea con otros grandes mercados del país. Para ello, la Asociación de Comerciantes del Mercado de La Laguna (Asocomel) se ha apoyado en la Federación de áreas Urbanas de Canarias (Fauca) para solicitarle la realización de una propuesta que dé una nueva cara a la Recova y que, de momento, está teniendo una buena acogida tanto por los comerciantes como por el Consistorio, aunque aún no está aprobada de manera definitiva, según indicó Borja de Mesa, director técnico de Fauca.

De Mesa explicó que “no se quería una innovación radical, sino que lo que se buscaba era una fusión de todo lo que se había hecho e intentar darle una coherencia reuniéndolo todo bajo una misma identidad gráfica y siendo muy respetuosos con la tradición que hay detrás del Mercado”. Por ejemplo, según contó el director técnico de Fauca, en el nuevo logo se han querido incorporar elemento del anterior, como los pétalos, destacando la letra R con la que se quiere dar protagonismo al recovero, al comerciante, y añadiendo todos los colores con los que se van a identificar a las distintas áreas que conforman el Mercado para facilitar visualmente la división de zonas. Así, el amarillo se utilizará para identificar panaderías o pastelerías, el rojo para carnicerías, el violeta para los puestos que vendan vino, el verde para frutas y verduras y el azul para las pescaderías.

“Este logo se trasladará a todos los elementos del Mercado para intentar lograr cierta uniformidad en todos los rincones, entonces se aplicará a gorras, mandiles, polos, camisetas, precios…”, indicó De Mesa, quien apuntó que “en esta propuesta no hemos querido uniformar ni hacer una modificación absoluta del stand, sino que lo que hemos querido hacer es que las referencias sean visibles pero discretas”. Asimismo, el director técnico de Fauca señaló que la propuesta tiene “múltiples aplicaciones” y que los comerciantes tendrán que llegar a un consenso sobre “qué están dispuestos a llevar, si un uniforme completo, pequeños elementos o ir haciéndolo gradualmente”.

La intención es que todos estos cambios se vayan introduciendo en los próximos seis meses para que, de aquí al verano, ver ya en el Mercado una imagen unificada que, además, será la que se traslade a la nueva instalación que se construya en el futuro.