20D

El PP saca su peor resultado desde 1989 a pesar de ser el partido más votado

El PP se ha dejado en estas elecciones generales más de 3,6 millones de votos con respecto a los comicios de noviembre de 2011, acusando el desgaste por la gestión de la crisis económica, la corrupción y la aparición de nuevos partidos políticos como Podemos y Ciudadanos.

Así pues, el PP ha pasado en una sola legislatura de obtener su mejor resultado en unas elecciones generales, con 186 diputados, a volver a registros que no conocía desde antes de 1993, con 123 escaños que le alejan de una amplia mayoría en esta XI Legislatura.

Las elecciones de este domingo han sido las cuartas con Mariano Rajoy como cabeza de cartel del PP, pero solamente en unas de ellas se ha visto claro vencedor o con opciones de formar gobierno.

La primera vez que Rajoy se presentó a unas generales fue en marzo de 2004, cuando ‘populares’ obtuvieron 47.138 votos más que en su primera victoria en unas elecciones generales (1996), pero no fueron suficientes para superar al PSOE, que consiguió más de 11 millones de votos.

Cuatro años después, en marzo de 2008, el PP mejoró su resultado y pasó de los 148 a los 154 diputados y 514.866 votos más, no suficientes para imponerse al PSOE.

La otra vez que el PP pudo gobernar con mayoría absoluta fue con José María Aznar a la cabeza y tras los comicios del año 2000, cuando logró 10.321.178 votos, el 44,52 por ciento, y obtuvo 183 escaños en el Congreso.

En aquella ocasión, los ‘populares’ lograron 605.000 votos más que en 1996, en la que supondría la primera legislatura de Aznar, cuando obtuvo 156 escaños. En 1993 llegaron al Congreso con 141 diputados y hay que remontarse a 1989 para encontrar un resultado peor que el que han obtenido este domingo: 107 escaños.

En los tiempos de la Alianza Popular (AP) liderada por Manuel Fraga, los ‘populares’ se habían ido manteniendo, salvo algún pequeño revés entre 1982 y 1986. Desde entonces, cuando Aznar tomó las riendas del partido, el PP no había dejado de crecer hasta este año, cuando ha experimentado, junto con el otro partido mayoritario, el mayor revés del bipartidismo en la historia reciente de España.