a veces soy humano

El señor candidato

Entrevistador. Buenos días señor candidato.
Candidato. Muy buenos días, encantado de saludarle.
E. ¿Sabe usted a lo que ha venido?
C. Por supuesto, a someterme a sus preguntas para saber si soy la persona idónea que lleve el timón de este gran país llamado España. Pregunte usted sin problema.
E. Me gustaría recordarle alguna de las características que tiene el puesto al que opta…
C. Adelante, adelante…
E. ¿Sabe que renunciará a su privacidad?
C. Si, acepto, acepto…
E. ¿Y qué el puesto exige total disponibilidad horaria?
C. Respiraré únicamente para cumplir con mis funciones, en cualquier momento y lugar.
E. También supongo que no le importará estar bajo la lupa mediática constantemente.
C. Al contrario, transparencia y claridad son mis lemas.
E. Tendrá que cambiar de residencia, aunque no pagará nada por ello; viajará mucho y no tendrá tiempo para su familia aunque estará acompañado por el servicio de escoltas.
C. Lo de la casa no es un problema, viajar me parece apasionante y con mi familia ninguna preocupación, hablaremos mucho por teléfono. ¡Ah! Y con los escoltas haré buenas migas seguro.
E. Por el nivel de responsabilidad y dedicación del puesto ¿sabe que el salario está muy por debajo de lo habitual en la empresa privada para este tipo de funciones?
C. Correcto, soy un servidor público, no vengo hasta aquí para hacerme rico… considero parte del salario servir a mis conciudadanos, sin olvidar el nivel de los contactos de las personas y las empresas con los que seguro que voy a colaborar.
E. ¿Qué tal anda de confianza y opinión de sí mismo?
C. En mi mejor momento pero ¿por qué?
E. Se harán mofas de su persona, caricaturas, recibirá insultos en plena calle, le criticarán constantemente…
C. Me mantendré firme en el timón del país sin que nada me afecte.
E. Una curiosidad, a la vista de lo escasamente atractivo que pudiera parecer el puesto en cuanto a condiciones laborales, remuneración y demás ¿por qué quiere usted ser presidente del Gobierno?
C. En confianza le digo que esto es una inversión personal en la creencia de que si me va bien me consolidaré, y si no es así me dedicaré a dar conferencias, medrar en el Consejo de Estado por 100.000 eurillos al año o en alguna empresilla multinacional. Todo lo que pierda estos años lo doy por ganado en el futuro.
@felixdiazhdez