Sport Wars

<
>

Fotos FRAN PALLERO

Sus obligaciones como deportistas de élite les impedirán ir al estreno esta noche de El Despertar de la Fuerza, el Episodio VII de Star Wars, pero Saúl Blanco, jugador del Iberostar Tenerife, y David Martín, entrenador del CV Fígaro Peluqueros Tenerife, tienen claro que no se la perderán.

El interés por la saga les llegó a ambos siendo niños. A Saúl en su Asturias natal, cuando pudo verlas de manera remasterizadas: “Sería el año 98 y vi la primera trilogía, que la prefiero a la segunda. Los increíbles efectos especiales me atraparon en seguida”.

Lo mismo lo ocurrió a David Martín, que considera a La Guerra de las Galaxias, la primera de la primera trilogía, una película “adelantada a su tiempo”. “Que todo transcurriera en una galaxia muy lejana, con aquellos seres era algo muy distinto a lo que se podía ver por aquel entonces en el cine”.

Los deportistas, junto a un stormtrooper| FRAN PALLERO
Los deportistas, junto a un stormtrooper| FRAN PALLERO

Ambos coinciden en que la primera trilogía supera a la llevada a cabo posteriormente, aunque difieren, por ejemplo, en su escena favorita. A Saúl, a sus 13 años, le impresionó ver el rostro de Darth Vader en El Retorno del Jedi: “Me impactó cuando perdió el caso, ver la cara casi como la de Robocop”.

David se queda con la persecución entre Luke Skywalker y Darth Vader antes de destruir la Estrella de la Muerte, en La Guerra de las Galaxias.

Preguntados por su personaje favorito su respuesta también es distinta. Martín se queda con Han Solo, capitán del Halcón Milenario por ser “un poco gamberro”, mientras que de la segunda trilogía el personaje de Yoda, que “siempre da un consejo o una moraleja” es su preferido.

El jugador del Iberostar Tenerife se queda con Darth Maul, a pesar de aparecer solo en la Amenaza Fantasma: “Me gustan mucho los Sith y he leído un montón de cómics de Star Wars, por eso a lo mejor me quedaría con Darth Maul, solo sale en una película, pero luego también aparece en una serie de animación, junto al Emperador”.

Saúl, durante la sesión fotográfica| FRAN PALLERO
Saúl, durante la sesión fotográfica| FRAN PALLERO

Pero, ¿cómo llevan dos fans de Star Wars no poder ir al estreno de la nueva película? La respuesta es igual: tratando de huir de posibles spoilers e informaciones acerca de la misma. No será sencillo, porque la información llega incluso de la manera más inesperada, como apunta Saúl: “Surgieron noticias de que, solo al comercializar las figuras, existía un personaje nuevo, por lo que se comenzó a comentar cosas, así que trato no leer demasiado para estar al margen”.

“No me gustan los follones, las colas y demás; me gusta ir al cine tranquilo, por lo que esperaré más adelante para poder ir a verla, eso sí, será en el cine, por supuesto”, señala Saúl Blanco.

David Martín, igual que el jugador del Iberostar Tenerife por cuestiones de su labor profesional, deberá esperar, pero lo hará “junto a un grupo de amigos” como suele hacer habitualmente: “Vamos todos a películas como El Señor de los Anillos y demás porque nos gusta disfrutarlas juntos, al final es una experiencia en sí mismo poder estar allí, con ellos”.

Con ambos de acuerdo en que la primera trilogía supera a la segunda, de las que destacan ambos la parte de La Venganza de los Sith en la que “Anakin Skywalker se convierte en Darth Vader”, como apunta David, la principal duda, como cree Saúl, es saber si esta nueva película cumplirá las expectativas de los fieles seguidores de Star Wars: “Son tan altas que que espero que no pase lo mismo que con los Episodios I,II y III, en los que la gente se volvió loca con el regreso de Star Wars y, al final, lo cierto es que la última me gustó un poquito, precisamente por ver como enlazan con lo de Darth Vader, pero las otras películas dejan un poco indiferente”.

Hasta ese momento, entre entrenamientos, partidos oficiales y compromisos con sus respectivos clubes, Saúl y David seguirán enganchados a una saga que les enganchó desde niños y con la que siguen disfrutando.

David Martín, durante la sesión fotográfica| FRAN PALLERO
David Martín, durante la sesión fotográfica| FRAN PALLERO