positivando

Vida positiva

Seguramente en tu día a día te habrás encontrado personas que te han comentado que debes de ser positivo, que ya está bien eso de vivir con tanta negatividad, que afrontes la vida con otra actitud. Sin embargo detrás de esas palabras se encierra un concepto fundamental dentro de la psicología positiva como es el de positividad.

Este término fue acuñado por Barbara Fredrickson en su libro Positivity, cabría entonces preguntarte ¿qué es eso de la positividad? ¿Es importante ser positivos? Este potencial humano implica implementar el papel de las emociones positivas en tu vida. Lo que no significa que tengas que dibujarte una sonrisa perpetua en tu rostro o que hagas oídos sordos a las situaciones negativas que sucedan en la vida. La positividad responde a un sumatorio de momentos vitales que te aportan valor e impactan en la forma de ver la vida y cómo la vivencias.

Este potencial te va a permitir aumentar la percepción de todo aquello que sucede en tu vida e implica que eres consciente de que existen nuevas posibilidades, lo que te va a permitir ampliar tu campo de acción y así podrás comenzar a transformar tu mundo, en palabras de Frederickson, podrás “ampliar, construir y transformar” tu vida.

Sería absurdo que yo te plantease vivir sin experimentar el dolor, la tristeza o incluso el miedo, esas emociones que hemos denominado negativas, y sería más absurdo aún pensar que todo en la vida va a ser sumar y sumar más positividad. Hay momentos en los que las emociones negativas son necesarias siempre y cuando exista una proporción razonable entre unas y otras.

Por ello podemos afirmar que el aumentar la positividad tiene un límite y que si incrementas en exceso las emociones positivas e ignoras o disminuyes la vivencia de emociones negativas, esto alterará tu capacidad para asumir riesgos. Con lo cual tu percepción del mundo se verá alterada por una visión deformada de tu realidad.

Por todo esto es fundamental que no te plantees la felicidad como una meta inalcanzable y única en tu vida, que no la valores sobre todas las demás facetas, ya que esta sobrevaloración lleva implícita la infelicidad, debido a que tus expectativas son desproporcionadas. Trabaja por conseguir un modelo de felicidad que pase por tu propia voluntad de querer poner en tu vida aquellas estrategias de crecimiento personal que vayan dirigidas a potenciarte como persona, más que estar constantemente aumentando únicamente tu nivel de positividad.

*Psicólogo y miembro de la Sociedad Española de Psicología Positiva
@jriveroperez