la gatera

2016 – Por Herzog

El nuevo año fiscal 2016 recién comenzado marca el umbral de un tiempo decisivo para España donde se tendrán que abordar grandes retos para la consolidación de la recuperación económica y recuperar la estabilidad política perdida tras los comicios del 20 de diciembre de 2015. Una estabilidad que, si bien se ha visto trastocada por unos resultados electorales prácticamente desconocidos en la historia de la democracia española que puso fin al bipartidismo y abrió la era del polipartidismo, podría convertirse en todo un desafío si se emprende un nuevo ciclo sustentado en el diálogo y el consenso. Hemos de apelar a la sensatez en unos momentos delicados inmersos en un escenario de enfriamiento de la economía global.

La incertidumbre y la desazón que genera el actual clima de disputa y enfrentamiento por la toma del poder o el previsible anticipo de las elecciones para la próxima primavera ante la imposibilidad de acuerdo entre los grandes partidos sumados a una indefinición política y la deriva soberanista en Cataluña acarrearán desconfianza en los acreedores nacionales e internacionales y veremos cómo repunta la prima de riesgo en los meses venideros.
Un dólar fuerte puede echar por tierra las ventajas del abaratamiento del crudo, que repercutiría en la factura energética a medio plazo. No digamos de las consecuencias de una recesión en China y países emergentes, entre otras cuestiones que abordaremos en otros comentarios. El cierre de ejercicio de 2015 de los mercados financieros de España ha sido el peor desde 2011, donde el IBEX-35, donde figuran las empresas de mayor capitalización del país, es claro exponente de la inseguridad e incertidumbre plasmada en el panorama político trazado el 20D que muestra una España, por ahora, ingobernable y sin rumbo fijo.

@benisri