deportes

El Mensajero se reconcilia con la victoria

Cuarta victoria del Mensajero en la presente temporada. Este ansiado éxito llegó con ocasión del debut de Josu Uribe en banquillo del Silvestre Carrillo. Los tantos del triunfo palmero sobre el Fuenlabrada llegaron tras el descanso. Al final victoria justa y merecida para un Mensajero que este domingo mostró sus credenciales para luchar por la salvación de la categoría.

Desde un inicio el Mensa salió diferente a jornadas anteriores, quizá motivado ello por el cambio de entrenador o porque sabían los jugadores que estaban ante una de sus últimas oportunidades de engancharse a la liga. Pero lo cierto fue que los de Josu Uribe empezaron presionando y dominando el partido en todas y cada una de sus facetas, creando además ocasiones más que suficientes para adelantarse en los primeros minutos el choque, más teniendo en cuenta que a poco del inicio los visitantes se quedaron con uno menos por la roja directa a Cabrera, al agarrar a Rubén Sánchez cuando se iba en dirección a la meta madrileña.

A raíz de ello, Vianny tuvo la oportunidad de abrir el marcador, pero su disparo desde la frontal se estrelló en el palo. A renglón seguido fue el central Dani Hernández, quien envió fuera a la salida de un córner, en posición para marcar.

Poco a poco el Mensajero fue bajando la intensidad, lo que aprovecharon los visitantes para respirar y sacarse un poco de encima el dominio palmero. De todas formas, los locales no pasaban apuros y el meta Ione era un espectador de excepción.

Ni una sola vez los de Fernando Morientes se aproximaron con peligro a la meta local en los primeros 45 minutos. Los rojinegros no tenían problemas para recuperar rápidamente el esférico, aunque ya sus llegadas eran más a cuentagotas. Cabe destacar un disparo de Omar Fleitas desde dentro del área, que hizo lucirse a Isma Gil, cuando ya se cantaba el gol en la grada. En los últimos minutos de esta primera parte los de Uribe volvieron a meterle intensidad al partido, encerrando a los visitantes nuevamente en su parcela del terreno de juego. En una de esas acciones ofensivas, Iray Barreto cabeceó fuera por muy poco, tras un córner.

Los jugadores se fueron al descanso con el 0-0 en el marcador y con las espadas en todo lo alto, aunque con la sensación de que el gol estaba muy cerca para los del Silvestre Carrillo.

En la reanudación el Mensajero volvió a meterle una marcha más al partido, teniendo claras ocasiones en los primeros minutos para ponerse por delante en el marcador. Rubén Sánchez envío rozando el palo tras un saque de esquina. Posteriormente fue Dani López el que cabeceó muy cerca del palo izquierdo del portal visitante. Y más tarde, Vianney primero y Moreno después buscaron el gol, pero sin acierto.

Merecía el tanto el Mensajero, pero el esférico se negaba a entrar en la meta del Fuenlabrada. El juego local no bajaba de ritmo ante la necesidad de victoria y las ocasiones seguían llegando ante un Funelabrada totalmente desdibujado. Iray volvió a tener otra en un cabezazo que se perdió ligeramente alto. Y más tarde Rubén Sánchez, nuevamente, envió a la izquierda de Isma Gil con todo para marcar. Los rojinegros seguían mereciendo ponerse por delante en el marcador, pero no había acierto. No se dio nunca por vencido el equipo local e insistió e insistió sobre la meta rival.

Dicha insistencia por fin tuvo sus frutos a los 70 minutos, en un balón que recogió Rubén Sánchez un par de metros dentro del área, y de fuerte disparo batió al meta madrileño. Era el justo premio para un conjunto que ya merecía ir por delante desde mucho antes. Los de Uribe pese al gol no se relajaron y siguieron buscando un segundo, ya que no querían sorpresas.

De esa manera, y diez minutos después del 1-0, los palmeros sentenciaron el partido a la aprovechar Yeray un balón suelto en el área, tras disparo de Fede. A partir de aquí, tocaba controlar y dejar pasar los minutos, ante un Fuenlabrada que siguió inoperante en todas sus líneas.