CD TENERIFE> el reportaje

El almuerzo que salvó al club

Paulino Rivero, a su llegada a la reunión con empresarios que lograría cambiar el destino de una entidad que parecía abocada al fracaso. | DA
Paulino Rivero, a su llegada a la reunión con empresarios que lograría cambiar el destino de una entidad que parecía abocada al fracaso. | DA

Hace 10 años el CD Tenerife estuvo a un paso de la desaparición. Inmerso en una situación económica desesperada, en el seno del club estaba instalado el pesimismo, con un entorno enrarecido y un lastre de 50 millones de euros de deuda que dibujaban un panorama realmente desolador, hasta que todo ello cambió.

Paulino Rivero fue el hombre que lideró el proceso que disiparía los negros nubarrones que amenazaban al CD Tenerife con su desaparición. El entonces portavoz de Coalición Canaria en el Congreso de los Diputados, recién llegado de un viaje a China organizado por las Cortes españolas, recibió una llamada de una emisora de radio que le invitó a entrar en antena para analizar el difícil momento económico y deportivo de la entidad blanquiazul. Uno de los empresarios que participaba en el programa, Martín García Garzón, propietario de Montesano, le comentó que su figura era necesaria para aglutinar la clase empresarial de la Isla e intentar reflotar la entidad, algo necesario para la Isla.

“El único que nos puede unir eres tú”, le dijo. Dicho y hecho. En apenas 72 horas, Paulino Rivero contactó con 66 directivos de empresas de toda la Isla a los que convocó a un encuentro en el restaurante La Ermita, de El Sauzal. El panorama iba a cambiar con una rapidez sorprendente. El CD Tenerife, a pesar de todo, iba a sobrevivir.

“Imperaba un ambiente depresivo; la situación no era nada fácil”

“La situación no podía ser peor en lo económico, en lo deportivo y en lo social. Aquella no era una tarea nada fácil porque imperaba un estado depresivo en torno al club. El Tenerife estaba hundido y conseguimos entre todos darle la vuelta a la situación”, señaló ayer a este periódico Paulino Rivero, recordando aquel episodio clave en la historia del club.

La solución pasaba por la creación de una promotora inmobiliaria que, bajo el nombre de Tenerife Inversiones y Proyectos Deportivos, era la llave para que el plan saliera bien. Los asistentes a La Ermita aportaron un capital inicial de 1,8 millones de euros , pero, ¿respondería el aficionado blanquiazul a aquella llamada?

“En 15 días había 1.000 personas en CajaCanarias para crear la promotora destinada a recuperar el patrimonio de la entidad. Nunca pensé que se fuera a generar un movimiento tan ilusionante en apenas un par de semanas”, apuntó Rivero.

La Promotora resultaría fundamental gracias a que ocho de aquellos empresarios adquirieron los terrenos de la actual Ciudad Deportiva desembolsando una importante cantidad económica para poder garantizar la supervivencia de la entidad.

“Pasamos un fin de semana completo encerrados en El Sauzal para decidir a los consejeros”

El expresidente del Gobierno de Canarias, que ya se había implicado de manera decidida en otras acciones, aunque no tan visibles, durante la etapa de Javier Pérez en la presidencia blanquiazul, recordó otro momento clave que se produciría días después de aquel primer contacto: “Nos encerramos con 15 de los empresarios que apostaban fuerte por el proyecto en el Ayuntamiento de El Sauzal. Recuerdo que estuvimos un sábado y un domingo completos para decidir qué personas debían ser las que formaran parte del nuevo consejo de administración del club”. Muchos habían puesto sus ojos en Miguel Concepción, máximo accionista de la entidad, que ya antes había concurrido a unas elecciones con Javier Pérez, las últimas que perdió, y que siempre había mostrado su disposición a ayudar al club en lo que hiciera falta: “Después de mucho debate y de analizar todas las opciones, logramos conformar un grupo y se eligió a Concepción para liderar la nueva etapa”.

Aquello, además de salvar al club, pondría las bases para el crecimiento del mismo, que se confirmaría tres campañas más tarde, con el ascenso a Primera de los blanquiazules: “Se consiguió superar aquel momento económico crítico, salvando la categoría en lo deportivo y poniendo los cimientos para conseguir el ascenso a Primera”.

El resto es conocido. El club eludió uno de los momentos más críticos de su historia gracias a una reunión que surgió casi por casualidad, pero que contó con el empeño, fundamental, de Paulino Rivero.