Caso Arona 1

El aparejador municipal cambió un informe “por presión política”

Roberto de Luis, desfiante y soberbio en su declaración. / ANDRÉS GUTIÉRREZ
Roberto de Luis, desfiante y soberbio en su declaración. / ANDRÉS GUTIÉRREZ

Roberto de Luis, aparejador municipal de Arona en los dos mandatos que se juzgan en la Audiencia Provincial (1999 a 2007), y para quien la Fiscalía pide las mayores penas en el caso Arona 1, ocho años de cárcel por cohecho y prevaricación urbanística, fue ayer el gran y casi único protagonista de la quinta sesión del juicio oral que juzga una presunta trama de corrupción urbanística en el Ayuntamiento.

De Luis, con tono desafiante y algo de soberbia, negó que hubiera “cobrado comisiones por dar licencias de obra” y afirmó que recibió “presiones políticas” para cambiar en 2005 el signo de su dictamen contrario a la urbanización del empresario Ansorena en Costa de Silencio que había mantenido desde que en 2001 se inició el expediente y que llevó al empresario vasco a grabar una conversación a Arsenio Zamora, un empresario supuestamente intermediario de los principales rectores del área de Urbanismo en aquella época (el edil Félix Sierra, el arquitecto Eliseo de la Rosa y el aparejador Roberto de Luis), detenidos todos en diciembre por 2007 por el juez Nelson Díaz cuando éste recibió la grabación que Ansorena Carrera (hijo del empresario vasco), grabó en un restaurante de Arona.

Roberto de Luis reconoció que con anterioridad había hecho un informe desfavorable a la licencia del proyecto de Ansorena porque la parcela era para uso exclusivo hotelero, y añadió que tras esa decisión “perdió el paso del expediente” hasta que el empresario interesado en construir presentó un informe en el que se decía que era viable el uso mixto (residencial y turístico).

De Luis calificó al sobrino que le denunció de maltratador y drogadicto

El aparejador trató de negarse a realizar el nuevo informe, pero “la junta de gobierno local me reclamó un informe favorable, sí o sí” , redactando en 2005 el informe favorable “con un asterisco en donde se recogía la salvedad en cuanto al uso del suelo”, negando que lo firmara por conocer desde 2003, en palabras del anterior alcalde (Miguel Delgado), que Ansorena tenía una grabación para denunciarle.

De Luis se preguntó que quién era él para “enmendar la plana” al secretario de la corporación y al área de Urbanismo del Cabildo, cuyos informes eran favorables a la construcción de apartamentos, reconociendo que “el trabajo en Arona era muy complejo, por lo que no es extraño que pudiera equivocarme en alguna licencia…uno no es de piedra”.

Desacredita al sobrino

Durante casi cuatro horas de declaración, Roberto de Luis se mostró nervioso y en ocasiones aturdido, levantando la voz en algunas ocasiones, sobre todo cuando se le preguntó por el sobrino (Antonio Molina) que le denunció en 2004, cuando declaró que llevaba a su casa bolsas con dinero metálico producto de comisiones a los promotores urbanísticos. Roberto de Luis dijo que su sobrino hizo una campaña contra él después de que el hijo del aparejador (Alejandro), le dijese que Antonio Molina utilizaba el nombre de su tío para pedir dinero a promotores a cambio de licencias favorables Alejandro y Antonio trabajaban juntos en una empresa inmobiliaria (ML) en el sur de la Isla y querían montar un pub en Santa Cruz.

Tras relatar varios incidentes con su sobrino, -“que era un hijo para mí”, llegó a comentar- indicó que “la gota que colmó el vaso fue que éste agredió a su novia, lanzádola por el hueco de la escalera”, teniendo posteriormente , según dijo De Luis, “varias denuncias por maltratos a otras novias y ha pasado un año en la cárcel por tráfico de drogas”.

Roberto de Luis insistió en que siempre declaró hasta el último céntimo de sus ingresos, ya fuesen de sus nóminas en Arona (2.345 euros netos al mes), del alquiler de sus propiedades o de su empresa Gran 4, “ya que tenía la compatibilidad para ello”, algo que corroboró su socio, el arquitecto Zenón Rodríguez, que proseguirá la declaración hoy, antes de que intervenga el empresario Arsenio Zamora, clave en la trama sobre la extorsión por la concesión de licencias.

La conversación que destapó las supuestas ‘mordidas’

El 10 de julio de 2002, el empresario José Ramón Ansorena Carrera grabó, en el restaurante Las Rejas (Valle San Lorenzo) una conversación con Arsenio Zamora, acusado de cohecho en este juicio, tras ser entregada la cinta a finales de 2007 al juez Nelson Díaz. Esta es una transcripción de parte de la conversación.

Arsenio Zamora: “Yo te aseguro, lo tienes seguro…..que tienes que pagar….”

José Ramón Ansorena: “¿Me dan la licencia la semana que viene? ¿Si pongo la pasta?”.

A.Z.:“Cuando a mí me dijeron el importe y el costo, bajé a la gasolinera de los taxistas y le dije a tu padre. Mira, esto está así y esto te cuesta”.

J.R.A.: “Una cosa Arsenio, mira…., no entiendo, ¿me dejas hablar un minuto? Escucha una cosa Arsenio. Nosotros de repente… , o sea…., hay que poner 45 millones para pagar la licencia, ¿para sacar la licencia?, ¿cómo es eso?”.

A.Z.: “Bien, en la tramitación tienes que poner 22 millones y medio, en la tramitación de la licencia”.

J.R.A.: “¿Lo tramita a cambio de? ¿De qué? El dinero es para el Cabildo?”

A.Z: “En la aprobación del Cabildo hay que pagar 22,5 millones”.

J.R.A.: “Entiéndeme, yo no creo que sea muy duro de molleja. Si yo voy a pagar 22,5 millones y luego 22,5 millones, que son 45 millones”.

A.Z: “Por la gestión. Por la gestión de la aprobación definitiva de la modificación puntual”.

J.R.A.: “O sea, esto es por la aprobación de la modificación puntual? Yo pensaba que era…Yo, si pago 45 millones…Vale, si pongo los 22,5 millones, ¿cuándo tengo la licencia. Arsenio?, que es lo que me interesa”.

A.Z: “Yo no sé, 15 días, 20 días, yo qué sé, es que yo no tengo…”.

J.R.A.: “Arsenio, en diciembre pusimos un millón de pesetas, para X, para lo que sea, creo que era para el informe jurídico, bien …”.

A.Z: “Yo lo que no puedo hacer es decir tal día tal fecha, ¿cómo te voy a dar una fecha ante un organismo oficial? Entiende una cosa, cómo te voy a decir……Que lo tienes antes de un mes seguro. La licencia. Vamos, eso seguro”.

A.Z.: “Cuando el Cabildo manda al Ayuntamiento esto tienes que disponer de 22 millones y medio y cuando te de la licencia si es que te la da. La licencia concedida en tus manos, 22 millones y medio”.

J.R.A.: “Vale, entiende que no es fácil para mi conseguir este dinero, no es fácil, Arsenio”.

A.Z.: “Yo no te estoy hablando de cómo lo puedes conseguir. Eso es todo lo que hay. Yo no hablo de dinero, yo hablo de cual es el trámite”.