sociedad

Canarias, en alerta ante la posible aparición de casos del virus zika

Canarias, en alerta ante la posible aparición de casos del virus zika El Instituto de Enfermedades Tropicales tiene instaladas trampas en los puertos y aeropuertos canarios. / DA
El Instituto de Enfermedades Tropicales tiene instaladas trampas en los puertos y aeropuertos canarios. / DA

El Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad emitió el pasado miércoles una actualización de la alerta publicada a mediados de diciembre sobre la presencia en España del virus zika, que se transmite por mosquitos del género Aedes, el mismo vector del dengue y la chikungunya. Según explica la Dirección General de Salud Pública, dicho virus “produce por lo general una enfermedad leve en el ser humano, si bien recientemente se han descrito cuadros neurológicos y anomalías congénitas asociadas a infecciones transmitidas por este vector”.

En su alerta, Sanidad expone que hasta 2007 solo se habían descrito casos esporádicos en algunos países de África y Asia. Sin embargo, en la última década se ha expandido a nuevos territorios, dando lugar a brotes epidémicos en varias islas del Pacífico. Igualmente, durante 2015 se detectó transmisión autóctona del virus en varios países de América Latina (en Brasil, por ejemplo, van ya más de 3.000 afectados. Y recientemente, uno de los mosquitos competentes en la transmisión de este virus, el Aedes albopictus, se ha establecido en todo el litoral mediterráneo español, incluidas las Islas Baleares. Por este motivo, y teniendo en cuenta la situación geográfica de Canarias y el continuo tráfico de mercancías y personas con la Península y los países afectados por el zika, se han extremado las medidas de control en puertos y aeropuertos.

En este sentido, el director del Instituto de Enfermedades Tropicales, Basilio Valladares, explica que hasta el momento las Islas pueden estar “tranquilas”, aunque el riesgo es “real”. “Se trata del mismo mosquito que transmite el dengue, para el que tenemos un sistema de vigilancia que trata de evitar su asentamiento en el Archipiélago”, subraya el doctor Valladares, quien confirma que “cada 10 días se recogen las trampas que están puestas en los puertos y aeropuertos y se analizan”. Por ahora, todos los casos detectados en la Península son importados. “Si hubiera afectados, habría que aislarlos, porque este virus, que no es excesivamente peligroso, tiene el problema que sobre todo en embarazadas puede afectar al feto y provocar patologías graves”, concluye el parasitólogo.


Una rápida circulación y miles de afectados

Hasta el año 2007 sólo se habían documentado 14 casos humanos del virus zika en todo el mundo. El brote registrado ese año en la Isla de Yap (Micronesia) fue el primero por esta patología localizado fuera de África y Asia. Posteriormente, entre 2013 y 2014 tuvo lugar otro brote en la Polinesia Francesa, que se extendió a Nueva Caledonia. Desde entonces, se han detectado casos de enfermedad por este virus en las Islas Cook, las Islas Salomón, Samoa, Vanuatu y la Isla de Pascua (Chile). Ya en mayo de 2015 se confirmaba en Brasil la transmisión autóctona del zika. El brote comenzó en febrero y afectó a los estados de Bahía y Río Grande del Norte; posteriormente, y en muy poco tiempo se extendió por el resto del país.

Hasta el pasado miércoles, y además de Brasil, países como Colombia, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, Panamá, Paraguay, Puerto Rico, San Martín, Guadalupe, Surinam, Venezuela, Bolivia y México han confirmado ya la circulación autóctona del virus.