Los casos por presuntas negligencias sanitarias registrados en Canarias alcanzan las 409 denuncias

La Asociación del Defensor del Paciente ha recibido en 2015 un total de 14.430 casos de presuntas negligencias médico-sanitarias en la sanidad pública y privada, 319 menos que el año anterior, de las cuales 806 están relacionadas con pacientes que acabaron falleciendo por esa asistencia, 29 menos que en 2014. En el caso de Canarias se registraron 409 denuncias.

Así se desprende de los datos de la Memoria anual de esta entidad, que recoge y hace balance de las quejas, reclamaciones, deficiencias y negligencias que les han llegado a lo largo de 2015. No obstante, ha aclarado su presidenta, Carmen Flores, de ellas sólo entre un 30 y 40 por ciento llegan a los tribunales, en la mayoría de casos por falta de recursos para gestionarlas.

Se trata del primer descenso de casos que registra la Asociación desde el año 2010, cuando registraron 675 menos que el año anterior, aunque Flores reconoce que no se debe a una mejora en la calidad asistencial.

“Con las elecciones autonómicas y generales se han dado prisa en hacer algunas cosas, pero el enfermo de la sanidad pública está lejos de mejorar”, ha defendido.

Con respecto a las quejas o denuncias relacionadas con fallecimientos, la mayoría se deben a un “error de diagnóstico” y a la “pérdida de oportunidad terapéutica como consecuencia de la falta de medios por los recortes sanitarios”. Asimismo, también son habituales los casos relacionados con intervenciones mal realizadas, altas precipitadas, una atención deficiente, infecciones hospitalarias y retrasos en ambulancias.

Los servicios más denunciados en este año han sido Cirugía General, Urgencias, Traumatología, Ginecología y Obstetricia, Odontología y Maxilofacial, transporte sanitario y ambulancias, Anestesia y Reanimación, Neurocirugía y Urología.

No obstante, el principal motivo de queja han sido las listas de espera, que para la Asociación están “enquistadas” desde hace años y son “una lastra para los ciudadanos”, según Flores, ya que “provocan muertes y dejan a familias enteras en una situación terrible”. “Y no saben cómo arreglarlo o tal vez no quieren”, ha lamentado.

De hecho, según las estimaciones de esta entidad en España hay 567.500 pacientes a la espera de una intervención quirúrgica, mientras que la demora media para cualquier cirugía no urgente sigue siendo de 96 días, cifras que difieren de las publicadas por el Ministerio de Sanidad y las comunidades ya que “manipulan los datos” y en ocasiones “dejan pacientes en el limbo, sin contabilizar”.

CIRUGÍA ESTÉTICA CON UN RESULTADO INSATISFACTORIO

La memoria recoge, entre otros, 281 casos de personas que se sometieron a una cirugía plástica, estética o reparadora con resultado insatisfactorio, 152 de bebés que nacieron con alguna discapacidad, 101 casos de discapacidad tras una intervención quirúrgica, 96 de afectadas por depilación láser o 49 fallecimientos en los que se avisó a la ambulancia pero no llegó a tiempo.

Con respecto a años anteriores, la presidenta de la entidad ha destacado el aumento de problemas por depilación láser o atención odontológica, en ambos casos asociados a la proliferación de franquicias y centros con personal no cualificado.

Asimismo, han registrado 45 casos de pacientes que fallecieron por una infección hospitalaria y 37 que se contagiaron por hepatitis C, la mayoría tras una trasfusión de sangre. Asimismo, también han gestionado quejas de afectados por esta patología que no han recibido los tratamientos de última generación que se han aprobado en el último año.