NÁSTIC DE TARRAGONA-CD TENERIFE

El CD Tenerife no se trae puntos de Tarragona (2-1)

NASTIC-TENERIFE
El trivote en la medular, con Aitor, Vitolo y Alberto, se mantuvo en el partido del domingo. / LFP

El Tenerife sufrió en Tarragona una derrota (2-1) que duele porque durante muchos minutos los blanquiazules no fueron inferiores, que deja como enseñanza el alto precio que se pagan por los errores y que alimenta las esperanzas por el buen juego mostrado cuando el equipo de Martí quedó en inferioridad tras la expulsión de Jorge. Por el camino, el resultado también invita a fijar la permanencia como objetivo y a olvidarse, de momento, de metas mayores.

Los pequeños detalles, esos que deciden la mayoría de los encuentros de Segunda División, condenaron ayer al Tenerife. Un balón parado por aquí, un despiste defensivo por allá, aderezado todo ello con un par de errores arbitrales… y el Tenerife se encontró en poco más de cinco minutos que un partido que tenía perfectamente controlado se convertía en un imposible, con un marcador muy adverso (2-0) y un jugador menos.

Muñiz se ganó la expulsión a los tres minutos tras una dura entrada a Vitolo

Por méritos, el grupo de Martí debía tener un resultado al menos equilibrado y a contar con algún jugador más sobre el campo, pero la realidad era otra. Y todo tras media hora en la que el Tenerife mostró orden y algo de criterio con el balón ante un Nástic con poco fútbol y mucha intensidad. Tanta que Juan Muñiz mereció la expulsión a los tres minutos tras una entrada a Vitolo que le pudo costar la carrera al mediocentro.

González Fuentes miró más al reloj que a la gravedad de la entrada y dejó la acción en tarjeta amarilla. Es cierto que quedaba todo el partido por delante, pero hay patadas que merecen la expulsión. En el minuto uno o en el noventa. Y poco después, un alevoso codazo de Naranjo a Jorge dejó al delantero sin sanción y al zaguero blanquiazul con el labio roto. El árbitro le ordenó que fuera a la banda a reparar la avería, pero no se preocupó por el origen de la sangre.

Entre tanta incidencia, fútbol hubo poco. Y ocasiones de gol, aún menos. Las únicas que merecen tal nombre las generó Jairo, que ayer cumplió como sustituto del sancionado Suso, aunque ocupó la banda izquierda para dejar a Omar Perdomo el carril derecho. Un centro intencionado (min 5) y un disparo a las manos de Reina (min 17), protagonizados ambos por Jairo, hicieron recordar a los espectadores que había porterías. Eso sí, de Dani Hernández no había noticias.

Tampoco ofreció mucho más el grupo de Martí, más allá de un cabezazo alto de Lozano (min 26), aunque al menos apuntó alguna intención ofensiva antes de que Emaná, un futbolista de Primera División aunque se dosifique en exceso, fabricara las primeras acciones de ataque de los locales. También se encargó de marcar el 1-0 al peinar una falta lejana y en apariencia inocente muy bien sacada por Juan Muñiz, con la zurda y cerrándose el balón hacia adentro.

NASTIC-TENERIFE
Jairo fue la novedad en el once inicial que presentó Martí en el Nou Estadi. / JOAN ROGALL

El Nástic aprovechó de la ventaja de tener un especialista a balón parado y también la pasividad de Carlos Ruiz y Dani. El defensa no sujetó a Emaná y el portero no reaccionó ante un cabezazo colocado, pero no potente. Y aunque Jairo pudo empatar poco después, las malas noticias se le acumularon a los visitantes cuando Carlos Ruiz no pudo sujetar a Naranjo y Jorge debió acudir al cruce. Llegó tarde y derribó al delantero. Segunda amarilla y expulsión para el canterano.

Con uno menos, Martí retrasó a Alberto al centro de la zaga para jugar con un 4-4-1, pero antes de que el Tenerife se acomodara Emaná filtró un excelente pase profundo a Naranjo y el ariete definió con categoría ante Dani. Con un 2-0 en contra y un jugador menos, la situación invitaba a firmar un armisticio, una paz honrosa que acabara con las hostilidades y dejara el partido en una derrota digna. El Tenerife no aceptó. Y salió con nuevos bríos tras el descanso.

Omar Perdomo dejó claro que él no se rendía. Y tardó menos de tres minutos en meter al Tenerife en el partido tras cabecear a la red un excelente servicio de Saúl García por la izquierda. Sus compañeros se sumaron al intento de hazaña. Primero, equilibraron el trámite al discutirle el balón al Nástic, que no tuvo más opciones que un tiro desviado de palanca (min 53). Y luego, mostrando una ambición impropia de un equipo en inferioridad.

Omar cabeceó a la red un excelente servicio de Saúl García por la izquierda

El propio Omar (min 56) pudo empatar tras una carrera de sesenta metros que acabó con un disparo cruzado al poste de Reina. Y también con un penalti de Xavi Molina que el árbitro no señaló. Cuando sintió el contacto, Omar optó por disparar y no por tirarse. González Fuentes no premió su deportividad. Y dejó una lección para los delanteros: en caso de duda, es mejor exagerar la caída que intentar jugar al fútbol. Mal asunto si los árbitros apoyan la trampa.

Con uno menos, el Tenerife llevó el partido al área de Reina, aunque al grupo de Martí cada vez le costó más generar ocasiones de gol. Un cabezazo intencionado de Lozano (min 75), un excelente centro de Saúl (min 82) que no encontró rematador o un disparo desviado de Lozano (min 92) fueron las últimas opciones de los visitantes, que acabaron con dos puntas (Lozano y Nano) y Tomás Martínez por detrás en busca de una conexión que no llegó.

Y como el desesperado remate del mediapunta argentino, ya con el tiempo cumplido, encontró las manos de Reina, tampoco hubo premio al esfuerzo blanquiazul, aunque la derrota no debe esconder el buen trabajo realizado. Eso sí, la notable impresión mostrada tras el descanso tampoco debe ocultar el alto precio que se paga en Segunda División por cada error. Los arbitrales no son controlables, pero los relacionados con algunos desajustes defensivos sí lo son.

NASTIC-TENERIFE
El grancanario Omar metió a su equipo en el partido. /LFP

Ficha técnica:

2. Gimnàstic: Reina; Xisco Campos, Molina, Marí, Mossa; Madinda (Aburjania, min.73), Tejera, Muñiz (S. Emana, min.51); Palanca (Ferran Giner, min.81), Emaná y Naranjo.

1. Tenerife: Dani Hernández; Raúl Cámara (Cristian García, min.61), Jorge Sáenz, Carlos Ruiz, Saúl; Alberto, Vitolo (Martínez, min.84), Aitor Sanz; Omar, Choco Lozano y Jairo (Nano, min.77).

Goles: 1-0, min.30: Emana. 2-0, min.37: Naranjo. 2-1, min. 48: Omar.

Árbitro: Pablo González Fuertes, del comité asturiano. Mostró cartulina amarilla a Muñiz (min.3), Tejera (min.10), Emana (min.15) y Molina (min. 87), por parte local, y a Jairo (min.53), Lozano (min.61), Alberto (min.89) y Carlos Ruiz (min.89), por parte visitante. Expulsó a Jorge con doble amarilla (min.35).

Incidencias: Encuentro de la vigésimo segunda jornada de la Segunda División, disputado en el Nou Estadi de Tarragona ante 5.921 espectadores.