tribunales

Condenan a un vicepresidente de El Hierro por agredir a la hermana

El vicepresidente segundo del Cabildo de El Hierro, Eutimio Armas, ha sido condenado recientemente por un delito leve de lesiones del que fue la víctima su propia hermana. En la sentencia, dictada por el Juzgado de Instrucción Número 1 de Valverde, también se le absuelve de las acusaciones por los delitos de amenazas y de malos tratos, igualmente leves.

Dicha decisión judicial no es firme, por cuanto ya ha sido recurrida por el político, antes en el PSOE y hoy en Nueva Canarias, y será ahora la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife la que resuelva como tribunal de segunda instancia.

La pena impuesta al también consejero insular de Infraestructuras, Mantenimiento, Obras y Carreteras es de una multa de dos meses a razón de 10 euros al día, así como en la cantidad de 942,40 euros por los días que tardó en sanar de sus lesiones la víctima, personada en el proceso como acusación particular que ejerció el conocido abogado tinerfeño Alfonso Delgado.

En caso de confirmarse este fallo, Armas también deberá indemnizar al Servicio Canario de Salud en la cantidad que se acredite en la ejecución de sentencia por los costes de la asistencia sanitaria prestada a su hermana a cuenta de este asunto, así como las cantidades que se sumen en aplicación del interés legal previsto. Igualmente está condenado a pagar las costas.

En el relato de hechos probados se detalla que fue minutos antes de las 10 de la noche del pasado 31 de julio cuando se produjo una discusión entre los dos hermanos en el domicilio de ella, ubicado en el término municipal de Frontera. En el transcurso de la misma el hermano la empujó, haciéndola caer y golpearse la cabeza contra la pared. Como consecuencia de esta agresión, la mujer sufrió lesiones consistentes en “cefalohematoma importante a tensión en región parietal izquierda tras caída al suelo por empujón con pérdida de conciencia, cervicalgia. Para la sanidad de estas lesiones no precisó de tratamiento médico o quirúrgico, tardando en sanar un total de 30 días, de los que ninguno ha sido impeditivo, y sin presentar secuela alguna”.

Aunque Armas adujo que su hermana arremetió primero contra él y que perdió el equilibrio al esquivarla, el hecho de que el golpe se produjera en la parte posterior de la cabeza y lo estrecho del pasillo donde se produjo el suceso han sido claves para hacer valer la versión de la víctima, a la que respalda su hija.

En cuanto a las amenazas, se descartan al no haber pruebas suficientes de que se produjeran, mientras que el delito de malos tratos requiere de convivencia entre ambos y, aun así, el juzgador entiende que quedaría subsumido en el delito de lesiones leve por la agresión.