sur

Exigen la apertura de la Unidad de Terapia Ocupacional del Hospital del Sur

Hospital de El Mojón, en el municipio de Arona. / DA
Hospital de El Mojón, en el municipio de Arona. / DA

“Reivindicamos la apertura de la Unidad de Terapia Ocupacional en el Hospital del Sur para atender a las personas con alguna discapacidad”. La demanda de Diego Moguel, presidente de la Asociación de Terapeutas Ocupacionales de Canarias (Aptoca), busca poner fin a un serio problema que padece la población sureña, que está obligada a desplazarse al Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria para recibir ese tipo de rehabilitación.

Estas unidades están compuestas por profesionales de la terapia ocupacional, tanto psíquica como cognitiva, y se encargan del tratamiento de menores prematuros, neonatos, enfermos de patologías raras y personas que han sufrido un ictus o algún traumatismo. “Es un sector de la población muy vulnerable que tiene que desplazarse cada semana al área metropolitana, con el consiguiente sufrimiento que produce a muchos de ellos un viaje de tantos kilómetros”, señaló Moguel, que también subrayó los problemas relacionados con la conciliación familiar y laboral.

La Asociación de Terapeutas Ocupacionales de Canarias ha remitido un escrito a todos los ayuntamientos de la comarca para reforzar su demanda con el apoyo institucional. “De momento nos ha contestado el Ayuntamiento de Adeje, con cuyo alcalde nos reunimos y nos expresó su voluntad de respaldar nuestra reivindicación para que el Servicio Canario de La Salud abra la Unidad de Terapia del Hospital del Sur”. En las cartas remitidas a los municipios se pide que se complete la cartera de servicios en los hospitales, la puesta en marcha de unidades de terapia ocupacional en los centros de Asistencia Especializada y que sean incluidas dentro de los servicios de Atención Primaria.

“En el caso de las tratamientos pediátricos, en el Hospital de La Candelaria hay un número elevadísimo de niños y niñas del sur de la Isla”, comentó Moguel. El presidente de Aptoca denunció también que las personas que asisten a alguna sesión de rehabilitación lo hacen después de soportar una larga lista de espera que muchas veces es doble por cuanto afecta también al servicio de transporte en ambulancia.

Compromiso

En una comparecencia el 2 de octubre pasado en el Parlamento de Canarias, el consejero de Sanidad, Jesús Morera, se comprometió a instalar la Unidad de Terapia Ocupacional en el centro del Sur “cuando estén las camas de hospitalización, en febrero”. El consejero, en respuesta a una pregunta del diputado de Coalición Canaria José Manuel Pitti, afirmó entonces que se contratarían dos plazas de profesionales “aumentables en función de la demanda”, cantidad que Aptoca considera insuficiente.

Los casos de Asier y Rocío

Rocío y Asier tienen tres y dos años y sufren una enfermedad incurable conocida como piel de mariposa, que les obliga a vendar sus cuerpos las 24 horas porque cualquier roce les puede producir una herida. Viven en Cabo Blanco y Valle San Lorenzo, en el municipio de Arona. Rocío recibe rehabilitación
-Asier comenzará en unos meses-, concretamente sesiones de terapia ocupacional por la retracción que sufren sus manos, un servicio que semanalmente recibe en el Hospital Nuestra Señora de Candelaria. Realizar el recorrido en coche supone un auténtico martirio. “La distancia y el calor le afecta una barbaridad”, advierte Laura, madre de la pequeña. Los padres de Rocío y los de Asier reclaman que el nuevo centro de El Mojón disponga de las terapias rehabilitadoras que precisan sus hijos.