SOCIEDAD

La FP canaria no convence y deja más de 11.000 plazas sin cubrir

La actual oferta formativa de FP en el Archipiélago no cuenta con el respaldo del alumnado isleño. / DA
La actual oferta formativa de FP en el Archipiélago no cuenta con el respaldo del alumnado isleño. / DA

La Formación Profesional (FP) que se oferta actualmente en Canarias no convence a los alumnos. Así lo confirman las cifras de matriculados en este curso 2015-2016, donde a pesar de que se ha ampliado notablemente el número de plazas respecto a años anteriores, hasta llegar a las 49.956, más de 11.000 se han quedado sin cubrir, puesto que ha habido 38.491 inscripciones. El motivo, según explican los sindicatos con representación en el sector, es que “la actual oferta dista mucho de las necesidades del mercado laboral isleño y de las propias inquietudes de los estudiantes” del Archipiélago.

No en vano, desde la Consejería de Educación reconocen que cerca del 90% de las solicitudes presentadas para este curso se han concentrado “en solo 10 de los 24 grupos profesionales en los que se estructura la oferta” para el alumno canario. En concreto, los ciclos más demandados fueron los de Sanidad; Administración y gestión; Hostelería y Turismo; Actividades físico- deportivas y Electricidad y Electrónica. El resto presentan una escasa demanda de plazas, como así se ha venido reflejando en los últimos tres ejercicios.

En cualquier caso, desde Educación recuerdan que “las características del proceso de admisión, la imposibilidad de estar matriculado en más de una enseñanza financiada con fondos públicos y la posibilidad de matricularse por bajas a lo largo del curso no permite concretar todavía el número de alumnos que no han obtenido plaza en los ciclos formativos”.


2.983
es el número total de matriculados para el curso 2015-2016 en Formación Profesional Básica

Sea como fuere, desde CC.OO critican que “la política de formación profesional que llevó a cabo la anterior Consejería fue una pura incoherencia entre lo que se decía y lo que se hacía”. En este línea, el sindicato asegura que “se sustituyó la FP presencial (30 horas de formación directa) por FP online (5 horas de tutorías) y se recortó en un tercio el presupuesto para este tipo de formación, que habitualmente se realiza en talleres sin dotar”. La organización insiste en que “la formación a distancia se está dando en algunos centros que no tienen la familia profesional del ciclo que se imparte, y a parte del profesorado se le contrata por el sistema de horas extras, teniendo que desarrollar su labor en aulas masificadas”.

En la misma línea se manifiestan desde UGT, donde dejan claro que en Canarias “sigue habiendo menos alumnado en Formación Profesional que en Bachillerato”. “El Plan Canario de FP que se aprobó carecía de una ficha financiera con partidas económicas por acciones, programas y objetivos en cada uno de los tres años programados”, reiteran las mismas fuentes, quienes confían en que el departamento que ahora dirige Soledad Monzón elabore un nuevo plan que cubra las demandas reales de la población canaria (sobre todo los jóvenes) y los sectores productivos isleños. Para lograrlo, el presupuesto de Educación para este ejercicio ha crecido en el 1,1%, lo que suponen 16 millones más que en 2015.

Un incremento que de momento no ha servido para mejorar la cifra de matrículas, especialmente en FP Básica, donde este curso se inscribieron 2.983 alumnos. La mayor parte de ellos se concentran en las islas de Tenerife (1.215) y Gran Canaria (1.219), según datos aportados por la propia Consejería de Educación en una respuesta parlamentaria a la diputada del PP María Australia Navarro.

El Plan Canario de FP 2013-2016 estaba concebido como un elemento esencial para “asumir las necesidades formativas generadas en la construcción de un nuevo modelo económico” en el Archipiélago, basado en el conocimiento, como fuerza impulsora. Dicho modelo, según exponía en su argumentario este programa formativo, “requerirá una población dotada de una adecuada cualificación y con capacidad para incorporarse a un puesto de trabajo o para crear el suyo”. El plan, sin embargo, ya nació con una financiación “insuficiente”, como recuerdan los sindicatos, que subrayan que el presupuesto dedicado a FP y Secundaria en las Islas descendió casi el 30% entre 2007 y 2015.