POLÍTICA

El futuro de la Cotmac se dirimirá en la anunciada nueva ley del suelo

Apenas un año después de que entrara en vigor la llamada Ley de Armonización y Simplificación sobre Ordenación del Territorio y Recursos Naturales, el Parlamento canario se apresta a darle otra vuelta de tuerca a este objetivo, con una Ley del Suelo que simplifique y armonice aún más las vigentes.

El presidente del Gobierno canario, Fernando Clavijo, prevé que en febrero comience el trámite parlamentario de este proyecto de ley, sobre el que ya hay un borrador pero del que no ha trascendido aún ni una línea, salvo la filosofía: reducir burocracia para facilitar inversiones sin, por ello -aseguran CC y PSOE- rebajar la protección ambiental.

La nueva ley dirimirá el futuro del órgano que es hoy la cima del control de la legalidad en la planificación en las Islas, la Comisión de Ordenación del Territorio y el Medio Ambiente de Canarias (Cotmac). La norma vigente desde enero de 2005 ya permite secciones insulares de la Cotmac, aunque aún no se han implantado, al no existir aún ni desarrollo reglamentario.

El grupo del Parlamento que menos cariño le tiene a la Cotmac es el PP, que, de hecho, aboga sin tapujos por la cesión de sus competencias a los cabildos. Nadie más habla de su desaparición, como enfatiza el PSOE, no partidario de liberalizar el suelo, pero sí de evitar bloqueos “ilógicos” en determinados proyectos. CC-PNC propugna facilitar las inversiones en suelo urbanizable o urbano, simplificando el procedimiento, pero no da aún pistas sobre qué pasará con la Cotmac, pues asegura que el resultado “será fruto del consenso”.

Podemos tiene claro que el problema no es la Cotmac, ni las leyes, sino que el Gobierno canario y el PP persiguen desprenderse de un modelo de sostenibilidad planificado que les ate de manos para una “liberalización del suelo” y dar vía libre a proyectos a costa de agravar el “caos urbanístico”. Nueva Canarias (NC) avala el modelo de Cotmac insulares bajo la tutela de una regional, aunque augura que el resto de la futura ley va a “cargarse la Ley de Directrices”. Para la Agrupación Socialista Gomera (ASG), la Cotmac no debe desaparecer, pero sí adaptarse a las realidades y necesidades de cada isla.

Puntos de vista de los grupos parlamentarios

-Iñaki Álvaro Lavandera (portavoz del PSOE): “Simplificar las normas sí, pero sin barra libre”
El PSOE cree necesario una simplificación de la normativa del territorio, para evitar la “parálisis” que sufren algunos proyectos, que “no es lógica”, pero sin que esta medida “se confunda con la liberalización del suelo ni con barra libre”. El diputado socialista deja claro que la Cotmac “debe seguir existiendo”, “porque la evaluación ambiental es un elemento enriquecedor”, y aclara que a día de hoy “no hay ningún texto planteado que diga que va a desaparecer”. A su juicio, la nueva ley debe tener como límites “la cordura, el sentido común y la sostenibilidad”.

-Asier Antona (presidente del Grupo del PP): “Hay que acabar con esta selva normativa”
Al PP no le cabe duda alguna de que las competencias de la Cotmac“tienen que pasar a los cabildos”, pues son “los que saben el nivel de desarrollo turístico y territorial que quiere cada isla”. A juicio del presidente del Grupo Popular, esta cesión competencial y una simplificación “de la actual selva normativa no es incompatible con el respeto al medio ambiente”. Sin embargo, opina el también dirigente popular que se debe acabar con la inseguridad jurídica para las inversiones, pues existen 18 leyes autonómicas relativas a la ordenación del territorio.

-José Miguel Ruano (portavoz de CC-PNC): “Se debe dar respuesta rápida a inversiones”
Desde CC, José Miguel Ruano asegura que el compromiso de su partido “siempre ha sido la búsqueda de un modelo territorial que sea sostenible y respetuoso con nuestros recursos naturales, pero tenemos que contar con procedimientos más simplificados que articulen una respuesta rápida a aquellas actividades económicas que quieran desarrollarse en suelo clasificado como urbano o urbanizable”. El portavoz nacionalista no quiso entrar en contenidos concretos de la futura ley porque “debe ser fruto del consenso” que, asegura, buscarán CC y PSOE.

-Asunción Delgado (diputada de Podemos): “Quieren tener las manos libres en el territorio”
Podemos sostiene que “el problema no es la Cotmac, sino que CC, PP y PSOE en realidad no quieren un modelo de desarrollo sostenible, que ya está fijado en leyes como la de las Directrices, “sino tener las manos libres para permitir cualquier inversión privada sin rendir cuentas sobre si es compatible o no con la planificación”. Para la diputada de Podemos Asunción Delgado, “la normativa, claro que se puede revisar, pero de forma responsable, llevando el debate a los ciudadanos, y no solo a los constructores y hoteleros, como ha hecho antes que a nadie el Gobierno canario”.

-Román Rodríguez (portavoz de Nueva Canarias): “Pretenden cargarse la Ley de Directrices”
El hoy diputado de NC, que abanderó la aprobación de la Ley de Directrices cuando presidió el Gobierno canario, cree que con la anunciada ley del suelo “lo que quieren es cargarse el modelo sostenible que marcaba esta normativa, y que fue aprobada por consenso”. En cambio, subraya Román Rodríguez, “fueron CC y PSOE los que rompieron ese consenso en ordenación del territorio, con nuevas leyes posteriores que no han funcionado”. Sobre la Cotmac, está de acuerdo con la ley vigente que prevé secciones insulares, “pero ni se ha aprobado el reglamento y ya quieren cambiarla”.

-Casimiro Curbelo (portavoz de la ASG): “El planeamiento está demasiado burocratizado”
El diputado de la Agrupación Socialista Gomera aboga por reducir el entramado de leyes de ordenación del territorio porque el actual sistema de planeamiento “es rígido, arcaico, inmanejable, excesivamente burocratizado y, por tanto, ineficiente”. De ahí que Casimiro Curbelo sostenga que con la nueva ley del suelo “se tiene que aprobar un modelo más flexible y eficiente para atraer las inversiones privadas”. Sin embargo, el portavoz de la ASG es de la opinión de que la Cotmac “debe prevalecer para que cada modelo de ordenación se ajuste a las necesidades de cada territorio”.