superconfidencial

Hombre rico, hombre pobre

1. Pablo Iglesias Turrión, el líder de Podemos, ganó el año pasado 107.700 euros. Y tiene en el banco, ahorrados, 122.000. Es decir, es un hombre que no gasta nada, debe ser que lo invitan mucho a comer. Gana más que Rajoy y más que Felipe VI. Yo cobro poco más de 1.000 euros al mes como jubileta, mi pensión sobrepasa ligeramente los 12.000 euros al año. Es decir, después de estar 46 años trabajando y 45 cotizando, esto es lo que me quedó, este es el resumen económico de mi vida. ¿Quién es la casta, yo, que me proclamo de derechas, aunque con fuertes inquietudes sociales que no tengo por qué contar a nadie, o él que es comunista y que se considera pueblo, pobre, socialmente comprometido y por supuesto progresista? Yo no tengo ni un euro en el banco, tampoco poseo propiedades, no heredé nada de mi padre y me moriré más pobre que una rata. Pablo Iglesias, a la velocidad que va, se morirá rico, como se morirán ricos, o al menos con posibles suficientes para no pasar penurias, todos los que pisan el Parlamento Europeo, el Parlamento español o el Parlamento de Canarias, por poner tres ejemplos.

2. Pablo Iglesias es un hombre rico (porque para Podemos ricos son los que ganan más de 100.000 euros al año) y yo soy un hombre pobre. Sin embargo, yo defiendo la libre economía de mercado, soy un liberal y él pasará a la historia, a la chica o a la grande, como un líder progresista español, que incluso quiso apoyar la independencia de Cataluña. La verdad es que yo he deseado a veces la independencia de Canarias, pero he vivido lo suficiente para entender que sería un disparate, una locura. Qué lejos estamos el uno del otro, incluso en la coleta; a mí ya no me sale. A mí me llama Pablo Iglesias casta (porque voté al PP) y a él no le llama nadie caradura por predicar lo contrario de lo que piensa. Y aún hay que ajustar la cuenta de Irán, que ya veremos si se equivocó en la declaración de la renta.

3. Este es el personaje que encarna la nueva izquierda española, la izquierda radical, la izquierda que quiere gobernar España a la griega (los socialistas quieren hacerlo a la portuguesa) y Rajoy a la española, pero no le salen las cuentas. Esto es lo que tenemos. Si usted encuentra algo mejor, cómprelo.