LOS REALEJOS

Un homenaje para perdurar en el tiempo

LOS REALEJOS

Devolverle a la cultura las posibilidades que ésta había depositado en ellos. Ese fue el objetivo que se plantearon los profesores de la Escuela Municipal de Fotografía de Los Realejos, Narciso Borges y Alfonso Baute con la edición del libro EMF: Fotografía para llevar, realizar un proyecto con motivo de los diez años de funcionamiento del centro, que perdurase en el tiempo, y que se pudiera donar a las bibliotecas públicas.

Los alumnos, por su parte, aceptaron encantados. La premisa para participar era que las imágenes que éstos eligieran, independientemente del tema, debían ser realizadas en el tiempo que habían estado en la Escuela. También tenían que acompañarlas con un pequeño texto, en el que se contara cuál era su relación con la fotografía seleccionada, así como las explicaciones más técnicas, plasmando un trabajo más íntimo y personal. “Por eso también es interesante, porque se conoce a cada autor, que tiene una página entera en el libro, con dos fotos y una pequeña biografía”, apuntan los responsables.

La idea para obtener financiación fue hacerlo a través de una campaña de crowfunding, un propósito acorde con su filosofía de trabajo, ya que al pertenecer a Afaver, una asociación sin ánimo de lucro, no tienen un afán de rentabilidad, sino ser viables y estables. Afaver gestiona las Escuelas Artísticas de Los Realejos y cuenta para ello con el apoyo económico del Ayuntamiento norteño. Además, querían involucrar a la mayor cantidad de gente posible, como única forma de distribuir cada libro.
Sus expectativas fueron ampliamente superadas porque muchas personas confiaron en su proyecto, y de los 4.000 euros iniciales que se plantearon, finalmente consiguieron 7.000 euros.

Dos años de trabajo

En la obra, cuya realización requirió unos dos años de trabajo, participan 84 personas que en algún momento han sido o son, alumnos del centro. Por afición hay muchos paisajes, pero también fotos relacionadas con viajes y arquitectura, y quizás falta algo más de retrato, sostiene Narciso Borges.

El libro se presentó en sociedad el 23 de diciembre en el recinto ferial La Gañanía de Los Realejos. Desde esa fecha, son muchos los correos que reciben a diario estos dos profesores de personas interesadas en comprarlo o preguntando dónde se puede adquirir.

Sin embargo, ya es tarde para hacerlo aunque “invitan” a consultarlo y disfrutarlo en las bibliotecas públicas, apuntan.
A pesar del éxito obtenido, descartan una segunda edición. Entre otros motivos, porque resulta bastante costosa y la Escuela Municipal de Fotografía no cuenta con los medios para afrontar ese reto. No obstante, sí proyectan hacer un segundo tomo, en el que tienen previsto empezar a trabajar este mismo año, por el tiempo que demanda un proyecto de estas características, y se plantean hacer una edición bianual.

Fotonoviembre

Narciso Borges y Alfonso Baute llevan 10 años dedicados a la formación y la promoción de la fotografía artística. La Escuela Municipal de Fotografía ha sido una de las primeras en crearse. Alberga cada año un promedio de 200 alumnos y promueve una infinidad de acciones. Sin ir mas lejos, las fotografías seleccionadas en el libro serán expuestas este mes en el TEA (Tenerife Espacio de las Artes), en el marco de la iniciativa Fotonoviembre.

Ambos consideran que EMF: Fotografía para llevar es su homenaje a todas las personas que han creído en el proyecto, desde el alumnado, hasta las instituciones y los colaboradores, fabricando un libro de manera que puedan aportar algo físico que perdure en el tiempo.

Pero sin quererlo también han dejado constancia del trabajo que han realizado los profesores y los alumnos del centro para incentivar el fomento de la cultura fotográfica, indispensable en un tiempo en el que la imagen no solo prevalece como símbolo sino que absorbe otros tipos de comunicación.