SUR

Lo que no han traído los Reyes

El Mimiland Park, el mantenimiento del Polígono y el Ctcan siguen sin ver la luz en el Valle. / Norchi El Mimiland Park, el mantenimiento del Polígono y el Ctcan siguen sin ver la luz en el Valle. / Norchi El Mimiland Park, el mantenimiento del Polígono y el Ctcan siguen sin ver la luz en el Valle. / Norchi
<
>
El Mimiland Park, el mantenimiento del Polígono y el Ctcan siguen sin ver la luz en el Valle. / Norchi

Es tiempo de regalos y, como cada inicio de año, tiempo también de hacer balance. En el Valle de Güímar Sus Majestades los Reyes de Oriente siguen sin cumplir los deseos de sus gobernantes, y así muchas de las peticiones, ya viejas algunas de ellas, permanecen sin encontrar el camino y han quedado en las gavetas de Sus Majestades, quizás porque han visto en ellas irregularidades aún por solventar, y ya sabemos que estos reyes mágicos son muy listos.

Así, en Candelaria, pese a estar terminado, teóricamente hace más de un año, el Centro Tecnológico (Ctcan) sigue a la espera de ser inaugurado, para convertirse, según la alcaldesa Mari Brito, una de las grandes impulsoras del centro junto al anterior alcalde, José Gumersindo García, y el edil de Urbanismo, Domingo Ramos, en “un nicho de empresas y de emprendimiento”.

Una obra que se proyectó en 2009 y que después de varios retrasos acumulados por la empresa constructora, que llevaron incluso a tener que devolver una subvención del Ministerio de Industria, se concluyó en 2014, siendo incluso recepcionada por el Ayuntamiento en el verano de ese año. Sin embargo, algunas deficiencias en la edificación, entre ellas un módulo en la costosa (300.000 euros) pantalla led exterior, han impedido que se abra al público, como era el deseo de la alcaldesa el pasado mes de octubre.

El Ctcan sigue los pasos, así, de otras obras que han tenido una larga gestación en el municipio, debido a la crisis económica que les cogió por medio y a la ineficacia de sus gestores, incapaces de cantarles las cuarenta a arquitectos y constructores.

En Güímar, la carta de los Reyes Magos de la mediática alcaldesa Carmen Luisa Castro volvía a traer la petición de los permisos oportunos para convertir uno de los grandes hoyos del barranco de Badajoz en un parque temático. Tres años después de presentado el majestuoso proyecto que incluía un hotel de lujo, Mimiland Park se aleja más de la realidad, entre otras razones porque ese suelo está sujeto al juicio de los areneros que comenzará este mes en la Audiencia Provincial, sin obviar que el Gobierno de Canarias no ve con buenos ojos una edificación de ese tipo en un municipio que no tiene la consideración de turístico, algo que tiene quemada a Carmen Luisa Castro, que también espera por la recalificación del suelo de los barrancos para dar cobertura legal a otros proyectos, como una desaladora o una empresa de reconversión de neumáticos en diesel.

En Arafo, como en Candelaria y Güímar -porque el Polígono Industrial Valle de Güímar pertenece a los tres-, la carta de José Juan Lemes incluía el ruego de la llegada de la Entidad Urbanística de Conservación que acabe con el deterioro de una instalación que es el motor económico de Arafo, que dispone de más de la mitad del Polígono, y que hoy en día, por la falta de acuerdo entre ayuntamientos y empresarios, a pesar del arbitraje del Cabildo, sigue sin ver la luz, mientras jardines y aceras son pasto de la basura cuando apenas hace dos años se terminó una rehabilitación de la zona que costó nada menos que nueve millones de euros, sin que los ayuntamientos tuvieran que poner un duro.