POLÍTICA

Manuel Medina: “España tendrá un Gobierno de centro izquierda”

Medina, exeurodiputado y catedrático de Relaciones Internacionales. / FRAN PALLERO
Medina, exeurodiputado y catedrático de Relaciones Internacionales. / FRAN PALLERO

El exeurodiputado socialista Manuel Medina está convencido de que “habrá Gobierno en España, y será de izquierda o de centro izquierda”, y lo presidirá el PSOE con la ayuda de Podemos y, en su caso, de Ciudadanos. El veterano político niega que Europa esté alarmada por el ascenso de Podemos o la inestabilidad, pues ya está curada de espanto con el triunfo de Syriza en Grecia y el caso de Bélgica, que estuvo año y medio con Gobierno en funciones. “Los políticos en España hablan mucho, pero a la hora de la verdad son responsables y, por tanto, habrá Gobierno”.

El que fuera vicepresidente del Parlamento Europeo ve “imposible un Gobierno a cargo del PP, pues ha habido un cambio electoral de izquierda en España”. Unas nuevas elecciones serían “una irresponsabilidad”, en opinión de este experto en Derecho Internacional (catedrático jubilado de Relaciones Internacionales de la Complutense). “La próxima semana será clave”, señaló en declaraciones a ¡Viva la Radio!, para conocer la orientación del próximo Gobierno, ya que se constituirán las mesas de las cámaras. Confía en que el presidente del Congreso sea del PSOE, “o, al menos, de izquierda”, y que el próximo Ejecutivo salga de una alianza de los socialistas con Podemos y otros grupos nacionalistas y progresistas, o con la suma de Ciudadanos.

Medina, miembro de la Eurocámara entre los años 80 y 2009, cuando se retiró de la política, reconoció, no obstante, que en su partido convergen distintas sensibilidades, alguna partidaria de apoyar un Gobierno popular en minoría. “Hoy solo podemos hacer futuribles, porque no sabemos si Pedro Sánchez va a continuar o a renunciar, y si Susana Díaz logra ser secretaria general en un próximo Congreso”.

Este expolítico lanzaroteño, a sus 80 años recién cumplidos, mantiene una gran actividad profesional, es autor de un reciente estudio sobre el separatismo (El derecho de secesión en la Unión Europea) y firme convencido de que una Cataluña independiente se vería excluida de la UE; cree, tras el no de la CUP a Artur Mas, que puede ser la oportunidad de Oriol Junqueras para presidir la Generalitat. Recuerda que el PSOE ya pactó en el Tripartito (2003-2010) con Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), el partido de Junqueras, y que se trata de una fuerza con raíces en la figura de Lluís Companys, “con el que ya se contó en la II República y habría que volver a hacerlo ahora”. No así con Mas, cuya organización “está corrompida por la familia Pujol”.

Medina descarta la condición

-conocida como línea roja- de Podemos sobre un referéndum de autodeterminación en Cataluña, pues “se trata de una propuesta nula, que no contempla la Constitución, y parece más una baza negociadora”. Interpreta que el electorado del PSOE, Podemos e IU comparte un espacio común, “y eso invita a evitar hostilidades”.
A título anecdótico, recordó que el padre del líder de Podemos, “que fue compañero mío en el PSP, quiso llamar a su hijo Pablo Iglesias en referencia al fundador del PSOE”.

“En Venezuela puede haber un golpe de Estado”

Manuel Medina mostró su inquietud por la inseguridad derivada de los atentados yihadistas y el conflicto entre Arabia Saudí e Irán tras la ejecución de un clérigo chií por Riad. “Europa es una isla de paz en un mundo convulsionado”. No descarta que se tensione la situación interna en Venezuela, tras las últimas decisiones del presidente Maduro “en contra de la Constitución”, a raíz de las elecciones legislativas. “Se puede producir un golpe de Estado contra el actual Gobierno”. Sustenta esta hipótesis en que “el Ejército venezolano sigue siendo profesional, pese al intento del chavismo de convertirlo en correa de transmisión, y, al violar el Gobierno la Constitución, los militares no están obligados por las disposiciones del poder ejecutivo”. Venezuela no supo “sembrar el petróleo”, como pedía Úslar Pietri, y Brasil vive una grave crisis económica, que desestabiliza América. Medina atribuyó a la “maldición del petróleo” (que podría descender a finales de año a precios inferiores a los 20 dólares el barril) gran parte de los problemas que aquejan al mundo.