Marruecos expulsa al jesuita canario Esteban Velázquez

Imagen de archivo del sacerdote isleño Esteban Velázquez. / YOUTUBE
Imagen de archivo del sacerdote isleño Esteban Velázquez. / YOUTUBE

Cinco ONG españolas integradas en Migreurop han pedido la intervención diplomática española después de que Marruecos le denegara la entrada al reino alauí y le requisara el permiso de residencia marroquí al sacerdote jesuita canario Esteban Velázquez cuando intentaba acceder al país vecino por Melilla. La expulsión de este conocido activista por los derechos humanos de inmigrantes y refugiados se enmarca en una campaña de represión contra la libertad de expresión, ya que desde el pasado martes se juzga a siete periodistas cuyo único delito es, según Amnistía Internacional, recibir formación para el uso de teléfonos móviles inteligentes para informar.

Respecto al caso de Velázquez, que es el responsable en Nador de la Delegación de Migraciones del Arzobispado de Tánger desde hace tres años, la petición para que intervenga España fue formulada por Andalucía Acoge, la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA), la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), Elin y SOS Racismo, tal y como informa Efe.

Migreurop destacó en un comunicado la labor del religioso en defensa de los derechos fundamentales y la atención humanitaria de las personas inmigrantes y refugiadas que transitan por el norte de Marruecos con destino a Europa, así como en la promoción social de jóvenes marroquíes en riesgo de exclusión social. Estas entidades lamentaron la prohibición de entrada a Marruecos de una persona que desarrolla un trabajo en defensa de los derechos humanos, a pesar de los gestos del Estado marroquí de apertura democrática, así como de libertad religiosa, de conciencia y de expresión.

El sacerdote es delegado de Migraciones del Arzobispado de Tánger

Los colectivos sociales que trabajan en la frontera sur entienden que los verdaderos motivos que subyacen a esta expulsión residen en que Velázquez ha dado testimonio de las graves vulneraciones a los derechos humanos de inmigrantes y refugiados en Marruecos. Asimismo, consideran “inaceptable la absoluta inacción del Gobierno español a la hora de responder ante el trato flagrantemente injusto recibido por parte de uno de sus ciudadanos”, mientras se vanagloria de tener una “relación privilegiada” con el Gobierno marroquí al que felicita por su implicación en el “control” de los flujos migratorios por “vías de dudosa regularidad internacional”.

Estos colectivos recuerdan que las personas desplazadas hasta la frontera hispano-marroquí lo hacen para defender su derecho a una vida digna y que la imposibilidad de acceder a Europa por vías regularizadas provoca una situación de exclusión agravada por la “represión” que lleva a cabo el Estado marroquí.

Rabat juzga estos días a 7 periodistas formados por foráneos en el uso de ‘smartphones’

La prohibición de que Velázquez siga trabajando en la zona coincide con el inicio de un juicio contra siete periodistas y activistas de izquierdas en Rabat, que Amnistía Internacional califica de “un calculado ataque contra la libertad de expresión”.

En un comunicado, AI recuerda que los siete activistas serán juzgados por su supuesto intento de “minar la confianza de los marroquíes en sus instituciones”, por haber participado en un programa financiado desde el extranjero para formarse en “periodismo ciudadano” mediante el uso de teléfonos de última generación.

El programa estaba ejecutado por la Asociación Marroquí de Periodismo de Investigación, a la que pertenecen cinco de los siete procesados, entre ellos Hicham Mansuri, recién salido de la cárcel tras cumplir una condena de diez meses de prisión por “adulterio”.