Sociedad

Oleada de sentencias en la Isla en favor de los inversores en Bankia

Los juzgados tinerfeños ya condenan de forma masiva a Bankia para que devuelva el dinero invertido en su salida a Bolsa. Así se desprende del rosario de sentencias condenatorias para la entidad que el despacho de abogados tinerfeño Sirvent&Granados, especializado en la materia, ha ganado en los últimos 45 días.

De las mismas y de, en general, la clientela que aún espera decisión judicial al respecto, se desprende que el perfil del afectado en las Islas por esta causa (se estima que son aproximadamente 15.000) suele responder a pequeñas empresas, jubilados y ahorradores en general, incluso algunos desempleados.

El letrado Carlos Gómez estima que ni siquiera la mitad de esas personas se han decidido aún a reclamar su dinero en los tribunales, una circunstancia que sin duda cambiará tras confirmar esta semana el Tribunal Supremo que hubo engaño en los datos facilitados por la entidad financiera en aquella Oferta Pública de Venta (OPV). Eso sí, avisa el experto: solo tienen hasta el próximo mayo para reclamar porque únicamente quedan estos meses de plazo.

Al menos, y a diferencia de otros casos provocados por los productos tóxicos financieros, los reclamantes por la salida a Bolsa de Bankia cuentan con la total seguridad de que su solicitud prosperará, dado que la causa del error en el consentimiento es por el engaño efectuado. Ello implica que, a diferencia de lo que ocurre con las preferentes o los swap (por citar dos ejemplos), el perfil del inversor o contratante es irrelevante para la decisión judicial.

Eso sí, los actuales responsables de Bankia no se llevan sorpresa alguna, al punto que han provisto nada menos que 1.840 millones de euros para hacer frente a estas reclamaciones.

Por lo que respecta al dinero aportado por inversores canarios, se estima que la cantidad -a la baja- llega a los 100 millones de euros. Hay que tener en cuenta que la Caja grancanaria es una de las fueron absorbidas para crear este gigante bancario junto con otras como Caja Madrid o Bancaja. Tal y como se desprende de las sentencias aludidas, las cantidades que ahora van recuperando los inversores oscilan entre los 2.000 y los 6.000 euros, aunque en algunos casos se elevan hasta los 30.000 euros.

Sirvan las seis sentencias ganadas en el último mes y medio por Sirvent&Granados para hacernos una idea del perfil habitual en estos casos: tres corresponden a distintos juzgados de Primera Instancia del partido judicial de Santa Cruz de Tenerife; otras dos a sendos tribunales de La Laguna y el restante proviene del de Güímar.
Varias son las constantes entre ellos. Por supuesto, la decisión a favor de los inversores con condenas contra Bankia a devolver lo invertido más el interés legal y las costas de todo el proceso. También es idéntico el motivo de tal decisión: el error en el consentimiento de los afectados que se achaca al falseamiento de los datos por parte de la entidad financiera a la hora de salir a Bolsa, allá por 2011.

Las diferencias llegan en los detalles. Dos son de pequeñas empresas, ninguna de las cuales con relación directa en el sector financiero. En otras dos los reclamantes son matrimonios, uno de jubilados y otro conformado por un parado y una ama de casa. Las dos restantes han permitido recuperar su dinero a dos mujeres de cuya identidad solo consta que obedecen al perfil clásico del ahorrador.

En algunas de estas sentencias los magistrados incluyen un significativo comentario acerca de la decisión, prácticamente unánime, de los tribunales de primera instancia de este país en dar la razón a los ahorradores.

Llama la atención la firmada en Güímar, donde se incluye un exhaustivo relato de los hechos rescatado de una decisión similar por parte del Juzgado de Primera Instancia Número 97 de Madrid. Merece la pena recordar, tal y como recuerda esta decisión judicial, que fue el 25 febrero de 2012 cuando Bankia finalmente comunicó a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) la aprobación de unas nuevas cuentas anuales correspondientes al ejercicio 2011, esta vez auditadas, en las cuales se reflejaban unas pérdidas de 2,979 millones de euros, frente a los 309 millones de beneficio declarados, y sin auditar, apenas 20 días antes.

tabla

Los institucionales, aún sin exigir su dinero

Como en toda gran Oferta Pública de Venta, el tramo cubierto por las instituciones (en sentido amplio) fue apreciable en el caso de Bankia, aunque menor que en otros casos. Bancos, constructoras y otras grandes firmas suscribieron en aquel 2011 un total de 1.239,16 millones de euros, lo que supone poco más del 40% del total. Sin embargo, y a diferencia de miles y miles de inversores españoles, no hay constancia de que ninguno haya reclamado aún su dinero por la vía judicial.

Sin embargo, a la práctica totalidad no le quedará otro remedio si no quieren verse abocados a una reclamación por parte de sus propios accionistas, y más teniendo en cuenta la decisión del Tribunal Supremo del pasado miércoles, que confirma lo ya expuesto hasta en un informe de dos peritos del Banco de España que data de finales de 2014.

Así, y tal y como recoge El Economista, la aseguradora Mapfre, principal afectada con nada menos que 281,58 millones, ya ha anunciado que acudirá a los tribunales.

En la relación adjunta a estas líneas, que recoge las cantidades por millones y que tiene como fuente el propio Banco de España, figuran dos firmas con marcado sabor canario: Distribuidora Internacional SA (DISA), con 20 millones, y la extinta Banca Cívica (ahora CaixaBank) con cinco.

Por último recordar que el principal particular canario afectado no es otro que el presidente de la UD Las Palmas y fundador de Seguridad Integral Canaria, Miguel Ángel Ramírez.