sociedad

Las personas sordas quieren la lengua de signos en la Constitución

La presidenta de la Confederación Estatal de Personas Sordas (CNSE), Concepción Díaz Robledo, anunció hoy que ante una eventual reforma de la Consitución, van a proponer que se incluya el reconocimiento de la lengua de signos al mismo nivel que las lenguas orales.

El reconocimiento legal en España de la lengua de signos en 2007 “fue un gran avance”, pero ahora que se habla de una reforma constitucional “ya contamos con propuestas, y una de ellas es conseguir el mismo estatus que el resto de lenguas”, explicó Díaz Robledo.

La presidenta de la CNSE anunció esta iniciativa en su discurso con motivo del acto institucional conmemorativo del vigésimo aniversario de la constitución de la Federación de Asociaciones de Personas Sordas de Canarias (Fasican).

Concepción Díaz reconoció que las personas sordas han ganado en derechos en los últimos años y han visto sus vidas transformadas, con una legislación que las ampara, pero subrayó que todo ello se debe a la lucha de las personas sordas y a su capacidad asociativa.

Sin las asociaciones “no tendríamos lengua de signos, ni sistemas de intérpretes ni subtitulados en la televisión, trabajando juntos conseguimos más cosas”, dijo Concepción Díaz antes de anunciar que la reforma constitucional es una de sus metas.

Pese a los avances, sigue habiendo muchas personas sordas marginadas por cuestiones como la falta de acceso a la educación o las dificultades de las personas mayores para acceder a recursos sociales que no están adaptados a sus necesidades, como la teleasistencia.

“Queremos conseguir que España y Europa sean lugares en los que todas las personas sordas accedan a los recursos en igualdad de condiciones”, apuntó.

El presidente de Fasican, Óscar Luis Hernández, rememoró los orígenes de la asociación, que se creó en 1996 ante la necesidad de reunir las cuatro o cinco asociaciones independientes que había entonces en las islas para conseguir una de ámbito regional.

Rememoró los logros conseguidos gracias a la actuación común y anunció que seguirán luchando por los derechos de las personas sordas en Canarias, unas 30.000, sin olvidar la situación más difícil que se vive en las islas periféricas.

El acto conmemorativo del vigésimo aniversario de Fasican se celebró en la sede del Cabildo de Tenerife, cuyo vicepresidente, Aurelio Abreu, acompañado de la consejera de Acción Social, Cristina Valido, elogió el empeño de esta asociación para garantizar la igualdad de derechos de las personas sordas y subrayó que son las instituciones las que están obligadas a garantizarlos.

Patricia Hernández, vicepresidenta del Gobierno de Canarias, también agradeció la labor de Fasican y aunque admitió que el Ejecutivo seguramente hace menos de lo que reclaman las personas sordas, garantizó que seguirá trabajando por la igualdad y la accesibilidad.