santa cruz

Santa Cruz ‘depura’ a sus vecinos

El proceso se inició en 2013, después de que el Instituto Municipal de Estadística (INE) comunicara al Ayuntamiento de Santa Cruz que los datos que la Corporación enviaba para conformar el padrón oficial del municipio no concordaban con los que disponía el INE, o más bien, no iban acompañados de la correspondiente documentación que avalara la existencia de esos vecinos. Una discrepancia que es normal en todos los municipios por los complicados procesos de bajas padronales pero que en el caso de Santa Cruz hizo saltar todas las alarmas cuando el INE, que publica los datos oficiales de población a enero del año anterior, fija el padrón de Santa Cruz en 206.995 habitantes, nada más y nada menos que 15.306 personas menos que las que había un año antes, en 2011, cuando el mismo INE otorgó a la capital una población de 222.271 habitantes. Con esta reducción el ente nacional ponía de manifiesto que el Ayuntamiento de Santa Cruz, a pesar de los requerimientos, no había podido justificar los datos enviados para su certificación. De esas 15.306 personas, solo justificó la existencia de 831, lo que dejó la cifra final de discrepancia en 14.475.

Desde entonces, el proceso de depuración que ha realizado el Servicio de Ciudadanía, Estadística y Demarcación Poblacional del Ayuntamiento capitalino ha logrado que la diferencia entre unos datos y otros se mueva en las cifras normales de un gran municipio como Santa Cruz, logrando el aprobado del INE al fijar la última discrepancia en 2.536 personas a fecha de enero de 2015. Asi mientra el ente estatal reconoce una población de 203.811 vecinos, los datos del Ayuntamiento reflejan que hay 206.347, lo que deja la diferencia en esos poco más de dos mil habitantes, “una cifra bastante aceptable según el INE para una gran ciudad como es Santa Cruz con muchísimas altas, bajas y modificaciones padronales en un solo día”. Así lo explica la jefe del servicio, María del Carmen Suárez, quien afirma que “estamos bastante contentos porque hemos conseguido reducir la diferencia entre nuestros datos y los del INE”, aunque matiza que “siempre nos vamos a manejar en esas cifras de los mil y poco o dos mil de diferencia porque se mueve mucha población al día”.

203.811 es la cifra oficial de habitantes que da el INE a enero de 2015, lo que supone 1.468 menos que en 2014

Suárez detalla que cuando en 2013 se empieza con el proceso de depuración, las diferencias llegan hasta los 16.934 habitantes de más para la capital según los datos municipales. Al año siguiente, en enero de 2014, esa discrepancia se reduce hasta los 9.198 para, en enero de 2015 reflejar esos 2.536 habitantes de diferencia. Lo que muestran los números es que el trabajo de la Demarcación de Población ha sido intenso, mejorando el proceso de altas, modificaciones y sobre todo de bajas padronales que, como reconoce la jefa del servicio es “muy complicado”.

Cada expediente de baja supone muchos meses de instrucción lo que hace que, como explica la técnico municipal, en el mes de febrero, cuando se cierra el año, estadísticamente hablando, y se envían los datos al INE, “es muy difícil que no existan diferencias con las cifras del ente nacional”. La explicación está en que mientras los expedientes de baja estén abiertos, el ciudadano sigue de alta en el padrón, aunque no se pueda justificar su existencia tal y como pide el INE que se haga.

PROCESO DE BAJA
Cada expediente de datos padronales supone un arduo proceso de verificación que se alarga mucho en el tiempo. “Son expedientes bastantes largos -explica Suárez- que se inician localizando al ciudadano mediante notificaciones de correo”. Una vez que se envía una primera carta se ha de esperar a que se devuelva la notificación que acompaña a la misiva firmada o que el vecino en cuestión se presente en una de las oficinas municipales para verificar sus datos. Sin embargo, como reconoce la jefa del servicio, esto es lo que menos ocurre porque, por lo general, “Correos te devuelve la notificación en la que te señala el motivo ya sea porque está ausente, la dirección es incorrecta o cualquier otro motivo”.

Una vez que se ha devuelto la notificación, se publica en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) y ahí se inicia un segundo filtro que consiste en repetir el aviso por carta. “Es entonces cuando, si efectivamente, después de la doble notificación y su publicación en el boletín, no das con el ciudadano, procedes a dar la baja definitiva del padrón”, detalla Suárez.

222.271 fue la cifra de población que registró la capital en 2011 y que no pudo justificar en 2012, bajando a 206.995

Es evidente, remarca la técnico municipal, que este proceso implica que dar de baja del padrón a un habitante lleve aparejado un espacio temporal muy grande en un año. “Tienes que comprobar de manera fehaciente que no tienes al ciudadano en Santa Cruz porque si te firma la notificación como que está o comparece en las instalaciones para realizar cualquier trámite municipal, compruebas que sí que está y entonces no lo das de baja”, añade Suárez.

El trámite termina con la última notificación en el boletín, momento en el que se da de baja al vecino, se archiva, y se manda al INE, concretamente al Consejo de Empadronamiento de la entidad. Según Suárez, las casuísticas en las bajas padronales son múltiples, “pueden ser bajas a instancias de los ciudadanos o por ejemplo que te comuniquen que abandonan un piso de alquiler y por tanto sepas que se han ido o incluso a través del propio INE”. “El instituto tiene sus propios mecanismos -continúa- como por ejemplo que sepa que alguien se ha empadronado en Arona y nos lo comunique a nosotros para que lo demos de baja en Santa Cruz”.

A través de esta compleja forma de trabajar, cada municipio va conformando su padrón municipal, “inicias todas esas bajas y procedes con el expedientes y ya cierras y lo mismo ocurre con las altas y las modificaciones”, porque la Demarcación de Población también tiene que estar al tanto de los cambios en el callejero, de secciones o los movimientos de los extranjeros “los más complicados de comprobar”. Si a esto se suma un año electoral como ha sido 2015, “el trabajo se multiplica”, afirma resignada la jefe del servicio.

ESCÁNDALO
Los más de 15.000 habitantes que no pudo justificar Santa Cruz en 2012 y que hizo que su población pasara de 222.271 a poco más de 206.000, hizo que formaciones como Sí se puede, acudieran a la Fiscalía Anticorrupción a denunciar los presuntos delitos de prevaricación, falsedad documental, infidelidad en la custodia de documentos y delito electoral en la gestión del padrón municipal de la ciudad. Finalmente la Fiscalía no admitió a trámite la denuncia, alegando al tiempo trascurrido (las primeras discrepancias se remontarían a 1996) y la imposibilidad de encontrar a los posibles responsables, aunque si que admitió que existían indicios de delito.

El caso supuso una profunda restructuración del Negociado de Población y Demarcación Territorial sustituyendo a sus responsables e iniciándose el proceso de depuración detallado. En esa regularización, el Ayuntamiento de Santa Cruz ha puesto en marcha una herramienta que permite a los ciudadanos comprobar casi a diario el movimiento de la población de manera detallada por sexo, edades y barrios. Se trata del portal Open Data que, a enero de este año cifra el número de habitantes en 207.015. Habrá que comprobar en enero de 2017 cuánto se acerca este dato a la cifra oficial que otorgue el INE a Santa Cruz.

CURIOSIDADES
Lo que sí permite comprobar este portal son algunas curiosidades del espectro poblacional de un municipio en el que son más las mujeres que los hombres (el 52% del total), que hay 187 personas que superan los 100 años (127 mujeres y 60 hombres), que los barrios con menos habitantes se ubican en Anaga, donde lugares como El Bailadero a penas tiene registrados a 12 habitantes. También que el 50% de la población se concentra en 14 barrios, la mayoría en el distrito Salud-La Salle y Centro-Ifara aunque el Suroeste aporta a esta concentración más de 33.000 vecinos a través de los barrios de Añaza, El Sobradillo, La Gallega y Barranco Grande, todos con más de 5.000 habitantes.