Tribunales

Unos 15.000 canarios recuperarán lo perdido con la salida a Bolsa de Bankia

Rodrígo Rato toca la campana en la bolsa de Madrid en julio de 2011. | EFE
Rodrígo Rato toca la campana en la bolsa de Madrid en julio de 2011. | EFE

Unos 15.000 canarios podrán recuperar lo que perdieron cuando compraron acciones de Bankia en su salida a Bolsa y la consiguiente depreciación del valor de las mismas.

Para ello no tendrán más que reclamar judicialmente dichas cantidades, estimadas por lo que respecta a las Islas en unos 100 millones de euros, tal y como detalla el abogado tinerfeño Carlos Gómez, especializado en este tipo de casos y que ya en diciembre de 2014 anticipó en DIARIO DE AVISOS lo que ayer confirmó el Supremo: esta entidad financiera engañó a a los inversores ofreciéndoles datos falsos sobre el estado de sus cuentas.

Ha sido la Sala de lo Civil del alto tribunal quien rechazó ayer los dos recursos presentados por Bankia contra decisiones de distintos juzgados que se inclinaron por decretar la nulidad de las órdenes de suscripción de acciones de la entidad con ocasión de la salida a Bolsa, que tuvo lugar en 2011, al considerar -como se ha explicado y ayer informaba Europa Press- que la información que constaba en el folleto informativo no reflejaba la verdadera situación económica del banco.

Confirma, por lo tanto, la anulación de la suscripción de acciones en ambos casos, en los que se deberá devolver a los clientes las cantidades depositadas. El alto tribunal abre además la vía para que las reclamaciones sobre la compra de acciones que se presenten de ahora en adelante, y que suman cantidades millonarias, tengan un resultado positivo.

819,2 son los millones de euros son los que ya han sido reclamados en los juzgados españoles por los que consintieron en comprar estas acciones creyendo que los datos ofrecidos eran reales

Cuestionado al respecto, Gómez explicó ayer a este periódico que “se trata de la crónica de una victoria anunciada, sobre todo después de que el Banco de España emitiese un clarificador informe en el que dos peritos confirman que ni las cuentas de Bankia ni las de su entidad matriz, el Banco Financiero y de Ahorros (BFA), correspondientes a los años 2010 y 2011 y que se incluían en el folleto de emisión de acciones no se correspondían con la realidad ni cumplían, desde la perspectiva contable, los requisitos exigidos por la legislación vigente”.

Imagen de archivo del letrado tinerfeño Carlos Gómez, especializado en este tipo de casos. / SERGIO MÉNDEZ
Imagen de archivo del letrado tinerfeño Carlos Gómez, especializado en este tipo de casos. / SERGIO MÉNDEZ

“Además -continúa el experto-el informe también desvela un rosario de artimañas cuyo objetivo final era fijar un precio que perjudicó tanto al pequeño accionista como al propio Frob [Fondo de reestructuración ordenada bancaria], tal y como denunciamos en su día”.

La resolución de ayer confirma los argumentos jurídicos ofrecidos en su día por Carlos Gómez, ya que ahora el Supremo confirma que hubo un error en el consentimiento por parte de los adquirientes debido a las graves inexactitudes del folleto de la oferta pública.


Gómez: “No creo que ni la mitad de los inversores isleños hayan reclamado aún”

El alto tribunal ha desestimado todos los motivos de los recursos, entre ellos que la causa penal pendiente ante la Audiencia Nacional -por la salida a Bolsa de la entidad y en la que está imputado el exvicepresidente del gobierno Rodrigo Rato-, pueda paralizar las reclamaciones individuales en vía civil.

Europa Press recordó ayer que existen demandas por suscripción de acciones contra la entidad por valor de 819,2 millones de euros con datos a 20 del pasado mes de diciembre, si bien Bankia cuenta con una provisión de fondos para hacer frente a este asunto de 1.840 millones de euros, según datos de la entidad.

1.840 son los millones de euros que este banco tiene provisionados para hacer frente a la masiva reclamación de los inversores, que ya tiene lugar en tribunales de todo el país

En cuanto a los aproximadamente 15.000 canarios afectados por unos 100 millones, son estimaciones a la baja de la repercusión en Canarias de este escándalo financiero, de los que Gómez considera que “muchos aún no han dado el paso de acudir al juzgado para recuperar su dinero; sin duda esta decisión del Supremo despejará las dudas de que es el camino correcto”.