sucesos

Camorra en Tenerife: veinte años de impunidad

 

CAMORRA TENERIFE

Veinte años de impunidad. O más. La Audiencia Nacional inició ayer el juicio a 21 supuestos integrantes de varios clanes de la Camorra para los que la Fiscalía Anticorrupción pide a cada uno diez años y cuatro meses de prisión por delitos como asociación ilícita, tráfico de hachís y blanqueo de capitales. Buena parte de ellos (13) fueron detenidos en Canarias, casi todos en la redada que dirigió el juez Eloy Velasco en octubre de 2011. El foco está puesto en el Marina Palace, un complejo turístico de Adeje que data del boom de principios de los años 90. Desde que se inició el siglo actual, DIARIO DE AVISOS denunció públicamente la inquietante presencia de la Camorra en la Isla. Ya por 2006, tales denuncias pasaron al plano internacional con Gomorra, el éxito de ventas del napolitano Roberto Saviano. Es notorio que tanto el Ministerio del Interior como los Carabinieri sabían de un secreto que no era tal, pero pasaron más de 20 años para que al fin actuase la Justicia.

El origen

Son tres los clanes implicados en el sumario abierto por la Audiencia Nacional, pero el importante es el de los Nuvoletta. Los hermanos así apellidados Angelo, Ciro y Lorenzo levantaron un imperio basado en el tráfico de hachís y heroína que se consolidó al controlar las ayudas estatales a las obras de reconstrucción por el terremoto de 1980 en la región de Nápoles y la irrupción de la cocaína. A diferencia de la Cosa Nostra y demás, de estructura piramidal, la Camorra (ellos se autodenominan Sistema) es horizontal: cada clan se gobierna solo. Los Nuvoletta llegaron a ser tan importantes que, pese a no ser sicilianos, tenían asiento en la cúpula de la Cosa Nostra gracias a sus vínculos con los todopoderosos Corleone, a los que trataban de igual e incluso se negaron a respaldar en la campaña de atentados con bomba ideada por Salvatore Riina y que le costó la vida a jueces como Falcone. Ellos preferían barriles con ácido: bastan 50 litros por persona. Muertos dos de los hermanos y encarcelado el tercero, Tenerife se convirtió en el retiro ideal para muchos de sus jefes más destacados. Al frente de ellos se encontraba el yerno de Angelo, Giuseppe Felaco.

Los ausentes

En el banquillo de acusados de ayer hay dos grandes ausencias: el citado Giuseppe Felaco y su hijo, Luigi Felaco. Curiosamente, ninguno de los dos cayó en la redada de octubre de 2011. Cabe recordar que tres meses antes, tal y como adelantó El Mundo, Felaco almorzó junto a otro de los ahora juzgados, el abogado Doménico Di Giorgio, con el juez italiano de enlace con España, una cita que motivó que el Partido Demócrata cuestionase ante la Comisión Antimafia al entonces ministro de Justicia italiano. Sea como fuere, Felaco, ya enfermo terminal de cáncer, murió dos meses después en su residencia de lujo del lago de Como, vecino de la estrella cinematográfica George Clooney. En cuanto a su hijo Luigi, escapó a tiempo en su barco rumbo a Nápoles, donde fue detenido justo cuando pretendía volver a la Isla. Aunque parezca mentira, fue liberado bajo el pretexto de que tenía que someterse a diálisis, pero a finales de 2012 fue asesinado frente a a la pizzería Da Salvatore, en una calle de Calvizzano (Nápoles). Tres disparos en pleno rostro.

Los beneficios tinerfeños

Los terrenos donde se erige hoy el complejo Marina Palace costaron a sus singulares inversores unos 190.000 euros, mientras que la construcción cerca de 3.900.000 euros. Como quiera que en apenas tres años se vendieron apartamentos por un valor superior a los 12 millones de euros, el beneficio obtenido por la inversión es evidente. Sin embargo, los capos de la Camorra consideraron en su día que el dinero empleado en levantar el complejo era excesivo, al punto que Pietro Nocera, el hombre de las finanzas del clan, tuvo que venir desde Italia para reemplazar a Armando Orlando en beneficio de Giuseppe Felaco. Sin embargo, el resultado final rehabilitó hasta tal punto a Orlando que llegó a ascender a la cúpula del clan. Tanto Nocera como Orlando se sientan desde ayer en el banquillo de acusados.

El papel de los otros clanes

Más que aclarado el papel fundamental de los Nuvoletta, la presencia de otros dos clanes en el sumario de la Audiencia Nacional se debe a las singulares características de la Camorra. Al tratarse de grupos autónomos entre sí, la muerte y/o encarcelamiento de quienes los originaron lleva consigo el decaimiento de los mismos. Desaparecidos del primer plano los hermanos Nuvoletta y enfermo Felaco, un subclán de Marano, los Polverino, heredaron varios de los negocios de aquellos, sobre todo a partir de 2006. Entre ellos estaban, por supuesto, las inversiones inmobiliarias, pero también el control del tráfico de hachís desde Marruecos a Nápoles a través del sur de España. Todo ello se sabe por tres arrepentidos (uno de ellos llegó a ocupar puestos de relevancia en el clan Nuvoletta) que han facilitado información relevante a las autoridades españolas, tal y como también adelantó en su día (julio de 2012) este periódico.

¿Solo en Tenerife?

La investigación que condujo primero a la redada en Adeje y los posteriores arrestos en el resto de la geografía nacional (Tarragona, Alicante, Andalucía) ha facilitado a la Fiscalía una acusación que los expertos ven sólida y exhaustiva. Sin embargo, hay indicios de que las andanzas del grupo no se limitaron a Tenerife. El principal es el arresto de Nocera en Gran Canaria, acaecido en 2005. Un clarificador comunicado de Interior detallaba por entonces que el considerado como cerebro financiero del clan viajaba continuamente entre las dos islas capitalinas. Fue detenido junto a otros italianos y el Cuerpo Nacional de Policía daba por hecho que eran parte de la organización. Y es que el boom del 90 no solo tuvo lugar en Adeje. También en Mogán…

 

Camorra y Tenerife

– El desembarco. El clan Nuvoletta, entonces uno de los más poderosos de la Camorra y con asiento en la cúpula de la Cosa Nostra al ser socio de los Corleone, elige Canarias en los primeros años 90 para blanquear el dinero de sus fechorías, aprovechando la segunda oleada del boom turístico.

– Primer indicio. En 2003 cae un hijo de capo en Playa Paraíso. A. Amato, del que Interior sostiene en un comunicado que encontró refugio “junto a compatriotas asentados”.

– La prueba más clara. En 2005 es arrestado en Gran Canaria Pietro Nocera, testaferro y responsable financiero de los Nuvoletta. Según Interior, llevaba dos años a caballo entre Tenerife y Gran Canaria vigilando inversiones del clan y manejando las cuentas de todo el grupo.

– Denuncia internacional. En 2006 Saviano cita a Tenerife en su libro Gomorra, señalando al Marina Palace de Adeje como inversión de la Camorra en la Isla.

– Dos personajes clave. Entre 2006 y 2008 son arrestados los hermanos Orlando, Armando y Antonio. Armando llegó a dirigir la inversión en el Marina Palace.

– Un refugio habitual. En 2010 es detenido en el sur de Tenerife Salvatore Marino, sobrino de capo y perseguido en Italia por degollar junto a su primo a un empresario, su mujer y su pequeño hijo en su propia casa. El empresario se había negado a darles parte de lo obtenido en una estafa de millones de euros en fondos agrícolas de la UE.

– Al fin se actúa. En octubre de 2011 llega la redada, con 13 detenciones en Tenerife. El jefe de todos, Giuseppe Felaco, y su hijo, Luigi, evitan su captura.

– La muerte de los fugitivos. Giuseppe Felaco, ya enfermo terminal de cáncer, muere dos meses después de la redada en su villa de lujo del lago Como. A su hijo lo asesinan a tiros frente a una pizzería a finales de 2012.

– Cae Polverino. Desde 2012 se suceden los arrestos por toda España y en 2013 cae Giuseppe Polverino.

 

Las defensas, por la nulidad del proceso

El Tribunal de la Audiencia Nacional que juzga desde ayer a 21 personas como supuestos autores de los delitos de asociación ilícita, blanqueo de capitales y tráfico de hachís rechazó en la jornada inaugural de este juicio las cuestiones alegadas por las defensas, que solicitaban la anulación del mismo por prescripción, dilaciones indebidas y cosa ya juzgada. También reclamaban la nulidad de las intervenciones telefónicas practicadas a algunos de los presuntos miembros del clan. Los acusados son Giuseppe Polverino, Raffaele Spasiano, Prieto Nocera, Renato Melappio, Riccardo Capasso, Armando Orlando, Raffaele Orlando, Doménico di Giorgio, Mario Varriale, Antonio Seppe, Sheryl Rogers, Vincenzo Panico, Alessandro Capasso, Salvatore Sepe, Davide Sepe, Stefano Varriale, Giovanni Lorenzo Lecci, Mostafa Ouarab, Ida Felaco, Silvia Felaco y Maria Michelino. Más de la mitad fueron detenidos en la redada que tuvo lugar en octubre de 2011 en Adeje. De los 21, solo nueve han permanecido encarcelados desde su detención, ya que el resto ha obtenido la libertad provisional con cargos. A todos se les pide una pena de 10 años y cuatro meses de cárcel, si bien a Panico, además de las penas referidas, el fiscal le solicita otro año y nueve meses de prisión por tenencia ilícita de armas. La complicada operativa de esta supuesta asociación criminal parece haberse contagiado a la vista oral, que discurrirá a diario manteniendo una doble videoconferencia con Italia, donde se encuentran encarcelados dos personajes clave: el jefe Polverino y su mano derecha, Spasiano.

Doménico Di Giorgio y Rajoy
Doménico Di Giorgio, junto a Mariano Rajoy en un acto de 2010. / DA

El interés por la política local: el PP como víctima

Casi un año antes de la redada en Adeje contra la Camorra, toda España sabía que el Partido Popular ganaría las próximas elecciones tras la pésima gestión de la crisis económica por parte del socialista José Luis Rodríguez Zapatero. Justo antes de las generales se celebraban las municipales, y Doménico di Giorgio llegó a ser el número 4 del PP adejero en una prelista, aunque su nombre nunca fue enviado a la Junta Electoral. Fue en octubre de 2010 cuando se obtuvo esta imagen de Di Giorgio, ayer en el banquillo de la Audiencia Nacional, con el futuro presidente del Gobierno español. DIARIO DE AVISOS la publicó 24 horas después de la redada, una exclusiva de alcance nacional. La detención de este abogado causó en su día gran sorpresa entre los letrados locales… y entre otros detenidos, que reclamaron su presencia al ser arrestados cuando en realidad también fue apresado en la redada. En libertad provisional desde julio de 2012.