SOCIEDAD

El 25% de los universitarios isleños no llega a finalizar el segundo curso

Muchos estudiantes dejan la universidad durante el primer curso. / DA
Muchos estudiantes dejan la universidad durante el primer curso. / DA

La crisis, la falta de motivación o la necesidad de incorporarse de forma imperiosa al mercado de trabajo son algunos de los indicadores que explican porqué Canarias es una de las comunidades autónomas con mayor tasa de abandono escolar, no solo en lo que se refiere a la educación secundaria obligatoria, también en el ámbito universitario. No en vano, el último informe estadístico publicado por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, relativo al curso 2014-2015, revela que el 25% de los universitarios isleños abandona sus estudios a lo largo de los primeros cursos, mientras que un 10% cambia de grado entre el primer y el segundo año de carrera.

Estas preocupantes cifras sitúan al Archipiélago a la cabeza del Estado en cuanto a abandono de los estudios superiores universitarios, y solo Baleares (27,4%) y La Rioja (28,5%) presentan peores números que Canarias. En este caso, el Ministerio emplea una cohorte de nuevos ingresos del curso 2009-2010, cuando se implantó definitivamente el controvertido Plan Bolonia en las universidades españolas. Así, y siempre según los datos contabilizados por Educación, con una cohorte de nuevo ingreso del curso 2010-2011, el porcentaje de abandono del grado en primer curso en las universidades canarias estaría en el 20%, casi cuatro puntos por encima de la media nacional, que se sitúa en el 16,2%. En este caso, el porcentaje de estudiantes que decide cambiar de titulación antes del segundo año se sitúa en el 8,4%, una décima por encima de la media estatal. Mientras, en lo que se refiere a los estudios de máster, las cifras de los centros públicos de las Islas son algo mejores, aunque el porcentaje acumulado de abandono en los dos primeros cursos es del 17,4%. Igualmente, en lo que se refiere a  un cambio de máster, el informe concluye que un 2,4% de los alumnos optan por esta vía antes de los dos primeros años.

Precisamente para evitar que el abandono siga creciendo, el Vicerrectorado de Alumnado de la Universidad de La Laguna (ULL) puso en marcha en julio de 2014 un conjunto de medidas para mejorar los procesos de aprendizaje del alumnado y el rendimiento académico. Dicho documento, que incluye 17 propuestas, también reconocía “fallos en la docencia y en los sistemas de evaluación” y detectaba “lagunas” en el aprendizaje de los estudiantes, especialmente en los de nuevo ingreso. El proyecto fue liderado por los vicerrectorados de Alumnado, Calidad e Innovación Educativa y Ordenación Académica, y contó con la participación directa de decanos, directores de departamentos, alumnado y personal técnico del PAS. El citado pacto para mejorar el aprendizaje y el rendimiento académico partió de un informe sobre el proceso de revisión y mejora de las titulaciones de grado, y se completó con la visita a todos los centros de la institución lagunera.

Con más cualificación de la exigida o en paro
El 37,7% de la población con estudios superiores universitarios en Canarias está sobrecualificada para el puesto de trabajo que ocupa, según recoge el informe Las universidades españolas. Una perspectiva autonómica. 2015 de la Fundación Conocimiento y Desarrollo (CYD) hecho público ayer. Este documento revela además que la tasa de paro de los graduados en estudios terciarios (universitarios y ciclos formativos superiores) es en el Archipiélago del del 22,5%, ocho puntos más que la media nacional, que se sitúa en el 14,3%, y muy lejos de la de regiones como Navarra (8,3%) que lidera la clasificación.

Con datos extraídos también del propio Ministerio de Educación, el informe de CYD expone también que los precios de primera matrícula en las universidades públicas españolas varían entre los 3.000 y los 8.000 euros. Así, los estudiantes que pagan menos por matricularse en un grado son los gallegos, a quienes la matrícula les cuesta 2.856 euros.