sur

Las 96 camas se hacen esperar

La entrada en servicio de las anunciadas 96 camas hospitalarias en el Sur llegará con retraso. El consejero de Sanidad le transmitía el miércoles a la Plataforma Pro Hospital Público del Sur que la reclamación de una empresa ha obligado a reiniciar el proceso del concurso para la compra del mobiliario, lo cual impedirá que se cumplan las previsiones del Gobierno de Canarias que había anunciado la apertura de la nueva instalación en el mes de marzo. Lo cierto es que la posible fecha de la inauguración ha variado hasta en tres ocasiones. Solo basta tirar de hemeroteca para comprobar que las declaraciones de los responsables políticos de Sanidad han ido siempre por delante del ritmo de los trabajos.

El primer plazo se fijó en el transcurso de una visita a las obras del hospital realizada el 30 de marzo de 2015 por parte del anterior equipo de la Consejería de Sanidad, dirigido por Brígida Mendoza. En ese acto, al que acudió el entonces presidente canario, Paulino Rivero, se anunció que en “verano de 2015” el centro contaría “con un centenar de camas de hospitalización”. Casi siete meses después, el 7 de octubre, el nuevo director del Servicio Canario de la Salud, Roberto Moreno, en su primera visita a las instalaciones, contaba a los medios de comunicación que los trabajos de las dos plantas de hospitalización médica con las 96 camas estarían finalizados “en un plazo de tres meses”, es decir antes del 7 de enero de 2016, atendiendo a los plazos marcados por la empresa adjudicataria. 15 días después de este anuncio, el consejero de Sanidad, también durante una visita a las instalaciones acompañado del alcalde de Arona, José Julián Mena, subrayaba su compromiso de abrir las áreas de hospitalización en el mes de marzo. 24 horas después la Plataforma Pro Hospital Público del Sur y el Cabildo mantenían un encuentro y mostraban su confianza en que, esta vez sí, el anuncio del Gobierno de Canarias se materializara en la fecha anunciada. Precisamente, la Institución insular anunciaba esta semana la finalización de las obras del edificio (aunque no lo ha entregado formalmente), que albergará las 96 camas. Los trabajos incluyeron las áreas de apoyo a enfermería, la adaptación de la sala del TAC y el suelo de la cafetería, con una aportación global de dos millones de euros, según anunció el Cabildo el pasado lunes. La Corporación insular recordó que tanto el edificio del hospital como las camas estaban destinadas inicialmente a uso sociosanitario, “pero ante la urgencia de dotar a la comarca de esta prestación sanitaria, la Institución cedió todo a la Consejería de Sanidad”.
A partir de ahí tocaba mover ficha al Gobierno de Canarias, encargado de dotar de personal y equipamiento. El último capítulo se escribía el miércoles cuando la Consejería confirmaba que la presentación de una demanda por parte de una empresa obligará a retrasar la inauguración del área hospitalaria más allá del mes de marzo, fecha anunciada por el Ejecutivo regional.

La inversión prevista por la Consejería de Sanidad en el edificio supera los 10 millones de euros, sin contar el gasto necesario para la compra de los equipos médicos y el mobiliario